Páginas vistas en total

"Vive deprisa, muérete joven" Rolling Stones.

jueves, 26 de diciembre de 2013

IT'S CALLED LOVE, IT'S MAGIC. It's you.

Tú, que entraste en mi vida de golpe como un vendaval, para ponerlo todo patas arriba. Que fuiste capaz de provocar en mi estómago pequeñas grandes sensaciones que nunca creí que existieran. Tú, que sabías como perderte entre mis brazos y volver a encontrarte en mi tripita. Que fuiste testigo de todos mis días. Tú, que llegaste a conocer más de mí que yo misma... Mis defectos, muchos más que virtudes; mis gustos, mis manías, mis miedos y heridas. Mi torpeza, mi afán por soñar. Tú, que sabes cuál es mi postre favorito, mi obsesión por los musicales. Mi amor por la música, y sobre todo por el baile. Mis pequeños vicios, mis colacaos con galletas a cualquier hora del día, mi pasión por dormir. Tú, que conoces mi pavor porque lean lo que escribo, aunque en el fondo sabes que lo adoro. Mis planes, mis ideas locas, mis ambiciones. Mis puntos débiles y los fuertes también. Tú, que conoces y me hiciste conocer (y conocerme). Ya no sé cómo llamarte, porque sigues siendo amor.

Love - John Lennon

sábado, 21 de diciembre de 2013

Querido amor de mi vida:
Cinco, diez y hasta veinte minutos me he podido tirar empezando esto que no sé ni siquiera cómo llamarlo. Empezando una frase y borrando dos. No sé si es porque no me gusta lo que escribo o porque sencillamente no estoy preparada para decirte adiós. Porque supongo que ese es el fin de esto, despedirme. Y mira que nunca me gusto plantearme esa idea, que siempre quise esperarte. Pero, ¿qué quieres que haga cuando ya no quedan fuerzas para seguir ahí? Ni fuerzas, ni apenas nada. Ni siquiera ganas. Me cuesta encontrarlas, donde tantas veces sobraban. Y no sé porque se han esfumado así, pero creo que esperar algo que no llega, que no llega apenas una señal, hace que te rindas, o que dejes de intentarlo. Porque en el fondo sé que una gran parte de mi seguirá esperándote. Quizás pienses que esto esta siendo fácil para mí. Que tan rápido te digo que 'siempre serás mi vida' como cojo y te digo que ya no puedo más. Pero te fuiste y dejaste puertas abiertas, queriendo o sin querer, lo hiciste. Y yo me he quedado aquí, sin saber cuál cerrar tras de mí, y viendo como otras se cierran por la corriente haciendo que todo eso que se me repite una y otra vez en mi cabeza, se haga pedazos del portazo.
 No sé qué haces, ni qué piensas, ni qué sientes, por mí o por otra, que más da. Y tampoco sé si quiero saberlo. Aunque no sé, dímelo. Cuéntame cuando vuelvas a sentir eso de ilusionarse por algo que empieza. Porque es lo de antes,te fuiste sin cerrar la puerta. Y aunque yo quiera hacerme a la idea de que ya no hay marcha atrás y esto se ha acabado, hay palabras que no paran de rondar en mi mente. Y espero, sin respuesta, que vuelvas a buscarme.
Pero eso no llega, y tú te contradices. Y yo, bien, pues yo, yo ya no sé ni qué hago aquí.
Te quiero hablar de mí porque soy la que hoy te dice que se va. No sé muy bien a donde ni por qué. Pero tengo la horrible, malísima, por no decir la peor, sensación de que ya no hay nada más que hacer. De que te has ido, sin dejar muchas cosas claras. Pero que no vas a volver. Y eso me rompe por dentro. No puedo seguir viéndote marchar y como cada día te veo más lejos. Creo que ya he visto eso demasiado tiempo, y quizás ahora me toca a mí dar media vuelta y marchar. Y seguramente dentro de 45 minutos me quiera matar por lo que estoy haciendo, pero eso se ha convertido ya en rutina para mí. La eterna duda de por ti o por mí. Y creo que, como tantas veces tú me has dicho, debo hacer las cosas por mí. Aunque eso suponga un vacío muy difícil de llenar...
Así que he cogido un par de pompones, más de un billete de metro, un imán en mi nevera, otro que esperaba darte, y una pequeña llave entre cosas y las he guardado en un pequeño rincón de mi cuarto (o de mí) que lleva tu nombre. Otras cosas sin embargo, todavía no las puedo cambiar, y dudo que algún día lo haga.
Me voy, pero te llevo conmigo, porque siempre serás tú. Vuelve cuando quieras volver, recuerda que siempre tuviste un hogar entre mis brazos...
«Te quiero.
Ya sé que termino igual todos los mensajes pero es que me da pánico que se te olvide.
Que entre distancias y cosas nuevas
crezca una pregunta en tu estómago.
Que un día te tomes un café en a saber dónde y dudes.
No hay nada más peligroso ni humano que una duda.
Tú siempre has sido más de volar.
Yo, en cambio, de no ahogarme.
Así que, eso,
te quiero.
No lo olvides, ¿vale?»

Eso no cambia. Te quiero como siempre, los dos ya sabemos cuánto, cómo y hasta cuándo es eso. 


Nunca lo has sabido, pero guardaba en mi mesita de noche un poquito de tu olor...

jueves, 28 de noviembre de 2013

Como si fuese de mi puño y letra...

«¿Cómo quieres que comprenda que tengo que levantarme cada mañana y seguir abrazando a nada?

A la vez intentar levantar la moral, el ánimo, la cabeza. Buscar en mí algo de lo que enorgullecerme, encontrarte a ti.
No volvería a abrir los ojos al mundo hasta que tú no aparecieses. Cumplir todo lo acordado pero no saber por dónde empezar. ¿Cómo mantenerme en pie sobre algo tan insostenible?
En tus manos me siento alguien, me siento todo. Que pase el tiempo y nosotros con él, tan juntos que no pase el aire.
Que ya no es sólo un mal día cuando faltas, que es toda la vida y me pierdo si no eres tú quien me agarra.
¿Cómo ser sin ti?
Vivir por vivir porque tú te has quedado con mis ganas. Estar por estar y no querer existir si no es contigo. Apoyada en tu pecho el mundo sería tan bonito...
Comprender que lo único que necesito es sentirte cada noche al acostarme y cada mañana al despertar. ¿Para qué más? 
Eres belleza por dentro y por fuera, mi peor desastre y mi mejor paraíso; mil maneras de romperme, de hundirme, de volverme loca. Mil y una de hacerme feliz.
Siempre con tu nombre cerca, siempre doliendo que estés lejos.

(Hoy creí verte amanecer)»

domingo, 17 de noviembre de 2013

No lo olvidemos

Querido, muy muy querido amor de mi vida:
Me ha costado mucho volver a plantarme aquí, delante de la pantalla para volver a escribirte. Pero dije que nunca dejaría de hacerlo, y aunque sea la última que leas pero que seguramente no escriba, esta carta es para ti.
Las despedidas nunca fueron para nosotros, pero esto ha venido así y no quedaba otra que decirnos adiós y darnos un último beso. Aunque sabemos perfectamente que volveremos a vernos, pronto. O que volveremos a hablar. Pero no sé, supongo que me entiendes cuando digo eso de despedirnos...
Por eso hoy te pido: recuérdame, recuérdanos. Pero quiero que lo hagas de forma que me (y nos) recuerdes felices. Sé qué seguramente ahora sólo se te pasará por la cabeza esos últimos instantes juntos, llenos de pena y de más de una que otra lágrima. A mí solo se me repite la imagen de verte montar en el 67 donde más de una vez te deje con una sonrisa, donde buscaba que al girar me vieses y te hacía una especie de mueca que tú correspondías. Y esta vez, traté de esconderme.
Y así no quiero que me recuerdes cuando te pregunten por mí, o encuentres cualquier cosa insignificante que hable de nosotros. Recuérdame, recuérdanos como yo lo hice ayer mientras volvía a casa: con sonrisas. Recuérdame como la chica que se volvió loca por ti en un ataque de risa. Recuérdanos como esos dos que pudieron con mucho. Recuérdame como el metro y medio que siempre seré. Recuérdanos en esas tardes en mi casa, siendo felices. Recuérdame por ser patosa por naturaleza, por las risas que eso nos ha sacado. Recuérdanos por nuestros sueños, por nuestros planes. Por nuestro banco en Bernabéu, por mi tripita, por los besos de besugo, de vaca y de esquimal. Por los abrazos por la espalda, o los besos en el cuello...
Por ser felices, por querernos como nadie. Por haber sido tú y yo desde el principio.
Por ser siempre tuya, siempre mío y siempre nuestros.
Recuérdanos.

Te quiero muchísimo Javi, y sé que tú también lo haces.
No lo olvidemos...
Tuvimos entre las manos el amor más bonito que jamás conoceremos.



Una vez más... Te quiero.

domingo, 29 de septiembre de 2013

172 horas sin ti

Hoy por ser hoy o simplemente por ser tú, y no ser nosotros, te pido que no olvides un par de cosas...

Que aquí sigo, esperándote, a que no sé, a que me hagas cosquillas o te escondas en mi pecho. Esperándote a ti, y a que el nosotros vuelva...

Y que te quiero, como tú y yo sabemos, más que a nada, más que a nadie.

Vuelve, todo me sobra si no estas tú.




miércoles, 25 de septiembre de 2013

once, al fin y al cabo

Hace mucho, quizás demasiado que no me paro a escribirte unas líneas. Porque el intento de volver a escribirte quedaba en vano cuando entre sollozos no podía articular ni una palabra, y mucho menos escribir. Al final todo se quedaba entre mi almohada y yo. Sé que no quieres leer, pero yo un día prometí no dejar de escribirte. Nunca. Y aquí estamos. La diferencia es que esta vez no vengo a decirte lo bonito que se hace el mundo cuando miro esos ojos verdes, o lo absurdo y ridículo, pero invencible, que hay entre dos besos con sonrisa de unos locos enamorados. Porque eso, aunque la distancia hoy sea más grande que nunca, lo sabes de sobra. Hoy, once meses después, necesito decirte que me estoy muriendo de ganas por volver a besarte otra vez. Sí, exactamente las mismas o incluso más ganas de las que mostraban tantos mensajes de niña tonta enamorada aquellos días de octubre. Y no sólo de un beso tuyo, o de un abrazo. Me muero de ganas de decirte que te quiero, o que te quedes, ya no siempre, ahora solo pido un ratito más para volver a enamorarte. En definitiva, necesito sentirte de nuevo. No ya por mí, que mi vida es menos vida cuando tú no estás. Lo pide mi cama, harta de no verme dormir por miedo a que si cierro los ojos puedas desaparecer. Lo piden esos 34 minutos de autobús cada mañana, que no les gusta verme con la mirada perdida en la Nacional 2, porque en cuanto giro la cabeza y miro las cuatro torres, el mundo se me vuelve a caer. Ya sabes que el tenerlas más cerca significa tenerte a ti. Pero estos días no es así. Las veo a ellas, y a ti, pues bien, a ti te faltan mis buenos días, mis buenas noches, o simplemente mis intentos por sacarte más de un puto monosílabo. O a lo mejor no te hacen falta, pero para mí muchas cosas pierden sentido si no te deseo que tengas un buen día.  Y es que nunca había sentido la necesidad de escribir estas sucias palabras. Tal vez, porque está a punto de acabar el día, y aunque no sea un 'felices once idiota', por lo menos saber que los comparto contigo. Porque más o menos felices, fríos o intensos. Son once, al fin y al cabo.

Quédate un ratito más, que el frío está en camino, y el invierno es muy pesado si se pasa solo.


PD: Felices once meses, o mejor dicho, distantes. Sigo esperándote donde me dijiste que volverías, dispuesta a volver a enamorarte otro otoño más.


TE QUIERO JAVI, TE QUIERO MUCHÍSIMO

domingo, 22 de septiembre de 2013

Vivo por ti



<<- Equivocarse es humano cariño, no lo olvides [...] Vamos a durar, ¿sabes por qué lo sé? Porque aún me despierto todas las mañanas queriendo ver tu cara antes que nada...
- [...] Me asusta pensar que nuestra vida nunca va a empezar...
- Cariño, ya estamos viviendo nuestra vida, ya ha empezado. Es esto [...] Y no me voy a ir a ninguna parte.>>


(posdata: te quiero)

miércoles, 18 de septiembre de 2013

Ojeras que lo dicen todo, y todo que significa nada.

Mi vida, lo que has sido, eres y seguirás siendo por mucho, mucho tiempo. Seguramente más del que pases a mi lado. Ahora no sé si eso es un par de días, de meses o de años. Ya no sé cuánto tiempo voy a poder seguir teniéndote conmigo. No sé ni qué hacer ni qué decir, no sé si un 'mi niño' ahora es oportuno, o si dejarte espacio es la mejor opción. No sé si te veré una última vez o si será la primera de muchas otras. No sé lo que vendrá si te quedas. Sin embargo, predicto que vendrá si te vas. Caos absoluto. Has cambiado mi vida, te has convertido en ella, y si te vas mi vida, mi vida no tiene sentido.
No sé nada y lo sé todo.
Sé lo que quiero y sé lo que siento. Te quiero a ti, a mi lado, ya no pido siempres, solo un poco más, no quiero que esto acabe. Me despierto cada mañana deseando que algún día puedas estar tu ahí, en el lado derecho de mi cama. Me acuesto y susurro al silencio oscuro de mi habitación que te quiero, deseando poder dormirme alguna noche en tus brazos. Y sé que no quiero rendirme, que aunque todo vaya en contra, y el mundo se caiga a trozos, mis pilares siguen quietos mientras tú estes ahí. Que el amor ya no es amor si tu te vas, que las ojeras pesan y el vacío también.
Que solo es un bache más, no lo sé, quiero salir de esta, pero quiero salir contigo. Dime que me quieres, o no sé. Dime algo aunque sea, dimelo. No quiero oir que esto acaba. Dime que necesitas pensar o no sé, dime que estás equivocado. No sé.Necesito más de una palabra tuya. Sí sé. Te necesito.

Quédate, por favor, quédate.

No quiero que esto acabe nunca. Te quiero Javi, amor de mi vida.

Siempre, y más que siempre tuya.

Sofi.

sábado, 24 de agosto de 2013

«Una vida no es suficiente para amar, lo sé. Pero por qué no aprovechar la que tengo en las manos. He cogido aire, le he mirado, me he agarrado segura a su mano derecha y cuando he sentido que me apretaba fuerte para hacerme sentir que él estaba allí, yo he sido ahora la que le he dicho:
- Je t'aime.»

domingo, 28 de julio de 2013

Tú, para todo y para siempre

Para inspirar y escribir, compartir y encontrar. Para ver atardeceres en directo, amanecer juntos y soñar despiertos. Para explicar inexplicables, vivir increíbles y volver a nacer en un par de caricias y un beso. Para parar el tiempo. Para dedicar canciones bonitas y desafinar al oído, para los insomnios y más de un pensamiento por minuto. Para que el sentido de la vida tenga una sonrisa y unos ojos verdes. Para que me enseñes a  valorarme. Para volar sin despegar del suelo. Para amarnos, piel con piel, sin tapujos, sin control. Para que cuando faltes, el tiempo mate. Para tararear besos, morder labios, besar cuellos. Para encontrarlo todo, que nada falte; para perdernos juntos. Para llenar media cama vacía, para calentar sábanas frías y dejar la forma de tu cabeza sobre la almohada. Para sacarme de aquí, llevarme lejos; vivirlo todo, para no querer más nada. Para ser feliz, para rabiarte y quererte a rabiar. Para mimarte y que me mimes, para que te rías de mí. Para tener como banda sonora tu risa, y como guía, tu sonrisa. Para todo, y para siempre. Tú.

miércoles, 24 de julio de 2013

9

Feliz 25 idiota
Cada rincón dentro de mí te necesita. Hemos llegado a un punto, en el que hablamos del futuro con tanta seguridad, como si lo estuviésemos viendo y lo tuviésemos en nuestras manos. Aunque es así. Nosotros somos quienes haremos que eso ocurra. Cada vez más seguros, y menos conscientes de todo el amor que se esconde dentro de estas cuatro paredes que nos aguardan en invierno, y nos miman en verano. Nuestro mundo. Es como si cada vez estuviésemos más cerca de conocer hasta qué punto somos capaces de amarnos, y cada vez nos amásemos más. Nunca sabremos lo grande que es esto, y eso a veces, asusta. Quizás el no ser conscientes de nuestro amor, nos puede llevar a mandarlo todo a la mierda. Pero si algo sé, si de algo soy consciente y estoy segura, es que nunca te dejaría. Me he acostumbrado a ti y a mi vida contigo, te has vuelto tan esencial en mi vida, tan sumamente imprescindible, que jamás me iría lejos de ti. Te necesito, de verdad, te necesito. Tú me has hecho ver eso que tanto me decías al principio. 'Voy a hacer que te des cuenta de todo lo que vales'. Y a día de hoy, puedo decir que lo has conseguido. Déjame ahora devolverte el favor, déjame enseñarte lo increíble que eres, o por lo menos lo importante que eres para mí, que todavía no te has dado cuenta. Si tengo que pasarme toda la vida recordándotelo en el sofá, mientras te acaricio el pelo y me quedo como una tonta sonriendo, lo haré. Pero te prometo que siempre estaré ahí para recordartelo, escúchame bien: Siempre contigo. Por una y mil razones, sigo aquí, sin dudas. Después de todo lo difícil, y los momentos más duros, esas ganas de ti del día 20 siguen aquí. Aún teniéndote, siempre querré más de ti. Nunca siempre contigo será suficiente. Para siempre es poco rato, por eso hagámonos eternos. Deja de pedirme por favor que no te deje nunca sólo,  porque creo que sabes de sobra que no lo haré. Que si yo no te lo pido, después de tus dudas, no me lo pidas tú, que te lo he demostrado cada día en estos nueve meses. Esto es nuestro, si tú no quieres que me vaya, no te vayas tú. Somos los dos, tú y yo, juntos, quienes vamos a hacer que todo se cumpla. Vamos a formar nuestra familia, vamos a recorrernos todos los lugares en los que alguna vez nos hemos imaginado. Nuestra casa, las guerras de cosquillas en el sofá, aliarse en contra de mamá, los imanes en la nevera, mi cerdito, tus juguetes, papá siendo el mejor médico del mundo, esos ojos verdes que no serán los únicos de la casa, pero sí los únicos por los que yo siga viviendo... Hemos sido, somos y seremos felices juntos. Podremos con todo, absolutamente todo que se nos ponga por delante. Desde los mejores días, hasta los peores, desde las sonrisas y los 'que pareees' hasta las lágrimas, y los abrazos de 'estoy aquí contigo mi niño'.  Porque es así, estoy contigo. Sigo a tu lado, esperándote en el mismo sitio donde me dejaste muerta de risa por unas cosquillas hace una semana. Esperándote como te esperaré cada día de tu vida, cuando vuelvas a casa de trabajar. Aquí me tienes cada día más enamorada de ti desde hace 9 meses, cada día más loca por esos ojos y más colgada de esa sonrisa. Felices nueve meses Javi, sigue haciéndome igual de feliz porfa, eres lo mejor que me ha podido pasar en esta vida.
Te quiero muchísimo, y aún así me quedo corta.

Siempre tuya.

domingo, 14 de julio de 2013

Feliz. Contigo.

Somos dos locos de amor, enamorados, entre sonrisas a dos centímetros. No queremos más. Y ahora, cada segundo que no estoy a tu lado llueve, porque estoy sin ti. Pensando en ti, pensando lo que sería mi vida si no estuviese a tu lado. Mi sonrisa al verte, nuestros recuerdos, promesas por cumplir y que se cumplirán. Después de todo lo que he pasado contigo, pienso que, te necesito siempre. Soy feliz, muy feliz. Contigo. Que no sé lo que haría ahora mismo sin ti. Soy tuya, siempre tuya. En cuerpo y alma. Y tú sigues aquí, dándome la mano cuando más lo necesito, y consiguiendo que no pueda estar sería ni un minuto a tu lado. Me encanta tu risa, aunque te rias de mí. No sé si historias como la nuestra habrán más, lo dudo, ninguna chica aguanta tanto en tres horas. Aún así, estoy segura, de que la nuestra es única. Porque es nuestra y sólo nuestra. Hace tiempo que supimos que esto iba a llegar a lo más alto, a lo mejor, a lo más bonito. Este gran sentimiento es tan fuerte, que no puede desaparecer, ya pueden pasar años y años, que en mi corazón siempre estarás. Y es que, amor en la vida sólo hay uno. Y tú, eres el mío.

Te quiero como nunca. Para siempre. Más que a nada, más que a nadie.

miércoles, 10 de julio de 2013

Buenas noches idiota, 266 días después.

Como cada uno de ellos, me muero de ganas de decirte que te quiero, de gritarlo a los cuatro vientos.
Te quiero. Te quiero. Te quiero. Te quiero. Te quiero. Te quiero. Te quiero.
Ayer, hoy y siempre. Me encantas, me enamoras. Y esos ojos verdes, que me dan la vida, y que me dicen en un suspiro algo que solo mi sonrisa es capaz de responder. Te he echado de menos, aunque bueno, lo hago aun teniendote a treinta centímetros en vez de a tres. Lo más lejos a tu lado, porque quiero que tus labios me digan cada noche 'quédate', que tu mano dibuje cosas sin sentido por mi tripa, pero que la sensación es única. Solo contigo. Nada sin ti. Tenemos muchas noches, y días, y momentos que recuperar. Pero nos queda una vida, como poco, de eso estoy segura. Hasta el fin de mis días contigo. Por todo y lo que viene, por nosotros. Para siempre.

Te quiero muchísimo Javi, muchísimo.

sábado, 29 de junio de 2013

Hay veces que te sientes mejor que otras, ocasiones y momentos que te hacen sentir mejor. Más feliz, más completo. Y hoy será un día de esos, lo sé, estoy contigo. Ayer, hoy y mañana. Cada uno de los días que paso junto a ti, soy feliz. Soy completamente feliz a tu lado. Y es que desde que llegaste tú... Mi vida ha dado un vuelco, has quitado todos mis días grises, los has convertido en felicidad. Y cuando creo que ya he llegado a conocerla en toda su amplitud, sales de tu escondite entre mis brazos y vuelves a mirarme. Cada día más feliz, y más felices imposible.
Ya son 8 meses que viniste (o te traje) aquí a mi lado. Ha pasado tiempo, es verdad. Mucho, poco como quieras verlo. Yo diría rápido y sobre todo feliz. Te sigo queriendo con las mismas ganas y el mismo ansia que en aquel local irlandés. Con la misma fuerza de aquella madrugada que te dije por primera vez que eras el hombre de mis sueños. Porque eres todo lo que siempre he deseado amar. Eres la luz de mi mundo. Mi vida. Mi amor. Mi bebé. Y siento que es verdad, que tú le das cuerda a mis días... Vamos a estar juntos toda la vida. Y a hacer realidad todos nuestros sueños, como muchas veces hablamos de planes de futuro... ¿Saldrán con los ojos verdes o con mi sonrisa? ¡Qué más da si son nuestros! ¡Nada importa mientras seamos felices! Eres genial Javi. Más que eso. Eres tú. Nunca nadie tendrá la suerte que tuve yo aquel día de mirarte a los ojos y sonreír o más bien, reír a carcajadas. Porque todo empezó ahí, en medio de un ataque de risa. La suerte de que me devolvieses la preciosa mirada que tienes. Y tu sonrisa y tus maneras, que eso es algo espectacular. Me hiciste sonreír, y es que hacía tanto tiempo que nadie me hacía reir... Por eso lo intenté, y no paré hasta que fuiste mío, porque en tu mirada vi un mundo para los dos. Porque noté que merecías lo mejor. Porque solo con tu risa, me sentía algo más protegida. Es por eso que te escribo esto, porque me encanta imaginarte la sonrisa que tienes leyendo lo que escribo, y te haga feliz. Porque entre tus brazos me siento segura. Porque con tus besos me pierdo. Porque sigo viendo en esos ojos, ese mundo nuestro que en su día encontré. No olvides que si algún día me regalasen un futuro... No lo querría sin ti. De momento, vamos montando nuestra vida poco a poco, pero sin fin.
Te amo Javi.

viernes, 28 de junio de 2013

Por verte feliz

Hemos llegado a un punto muy alto, comparándolo con el Everest. Tan dulce como el azúcar. Y tan salado, a veces, como el agua del mar. Somos capaces de llegar al techo con tan solo besarnos. Y de cruzar un charco enorme para conseguir un solo gesto, un solo beso, una sola mirada. Una sonrisa que es capaz de enamorar, de transmitir con toda su energía, un enorme sentimiento. Nuestro amor es único, y nuestra historia interminable. Mira hacia atrás, y verás el comienzo, sin embargo, aunque mires hacia delante, nunca verás el final. En eso consiste, de querernos hasta el punto de saber que nunca habrá final. Me hunde saber que hay veces que fallo, que no se hacerlo bien. En esos momentos me odio como nadie. Por eso quiero que me hagas caso por una vez en tu vida. Nunca, repito, nunca más voy a hacer que lo pases mal. Porque yo soy quien me encargo de tus sonrisas cuando lo demás falla. Que soy capaz de mover cielo y tierra, de recorrerme kilómetros y de llegar al último rincón de este planeta, por esos ojos verdes. Que aunque no te guste, daría mi vida por ti. Eso no quiere decir que me vaya a ir, en ningún momento te dejaría solo. Quiere decir que sería capaz de dejarlo todo, absolutamente todo, para traerte conmigo. Te necesito, me necesitas, nos necesitamos. Y eso es así, y nadie lo puede cambiar. No me da miedo decir, que eres el único que me vaya a besar en lo que me queda de vida. Que aunque seamos jóvenes, hemos conocido el amor. Y mi definición de esa palabra, eres tú. Por eso, estoy más que segura de que no encontraré nadie ni en esta vida, ni en este planeta, que sepa asemejarse lo más mínimo a ti. Pero también estoy segura, de que nunca me pararé a buscarlo. Hemos vencido tantas cosas, que por eso somos únicos. Pocas personas saben de verdad lo que es echar de menos, tú y yo quizás conozcamos demasiado ese sentimiento. Pero aquí estamos, venciéndolo todo. Esperando, con muchas ganas, que llegue el momento de recuperar. Los días, las tardes y sobre todo, las noches. Te voy a echar muchobde menos estos días, sé que es demasiado egoísta por mi parte pedirte que no te vayas, pero es lo único que me sale ¿No ves que te quiero solo y entero para mí? Que me pongo de los nervios hasta cuando echas miraditas a un cartel, pero es que no soportaría la idea de que mirases a otra persona como me miras a mi. Pero te tengo a  ti, siempre. Hasta el día que te vayas de este mundo, me iré contigo. Entonces ahí, sí que daría mi vida. Siempre y más que siempre juntos. Eternos Javi, tú y yo.

Te quiero. Más que a nada. Más que a nadie. Solo a ti. Para siempre.

domingo, 23 de junio de 2013

Confesiones de insomnio

Son las 6 y pico de la mañana, los ojos abiertos como platos y el cuerpo no me pide más que escribir...

Cada día que sumamos es tan especial como el primero, y tan intenso como cualquiera. Hay veces que se hace difícil, algunas, más llevadero, otras, sin embargo, alcanzamos la felicidad absoluta. No todo sale agusto de las expectativas de uno o de otro, aunque en esos momentos, intentamos complacernos lo máximo posible. Aquí vengo a decirte lo importante que eres tú para mí. Ya ves que no me importa madrugar para darte los buenos días o quedarme despierta hasta que aguante, con tal de tener ese ratito contigo. Sigo notando como el cosquilleo entra y recorre todo el cuerpo al verte, al escucharte o al ver algo relacionado contigo, con nosotros. Y llega al punto de enamorarme aún más de lo que ya estoy por ti. Me vuelves loca y lo sabes ya. Todas las noches eres mi último pensamiento, aquel en el que dibujo tu rostro en la almohada a la que abrazo. Suelo pensar que el día menos pensado pasará, que no tendremos que esperar mucho y nos daremos cuenta de que estamos durmiendo juntos en la misma cama, piel con piel. Beso a beso. Que compartiremos los mismos sueños y pesadillas, que habremos hecho realidad un sueño: despertar junto a ti.

Me encanta mirarte la sonrisa, tocarte el pelo, las manos, y perderme en tus ojos. Ocho meses después, sigo sin poder creer que tenga al chico con el que siempre había soñado a mi lado. Es tan irreal como ficticio. Es único, y nadie lo sabe. Y ahora, han pasado muchos días. Pero aun así siempre me parecerá poco, y seguiré queriendo más y más y más. Puedes llamarme obsesa, pesada o lo que quieras, pero lo único que quiero es que esto no acabe nunca. Por eso pondré de mi parte y seguiré levantandome para sacarte la sonrisa o aguantando hasta las mil para verte dormir. Espero que tú también lo hagas, que pongas de tu parte a partir de ahora, como antes, y como siempre. Recuerda y no olvides, que te espero, y no esperes que te olvido. Te quiero Javi, eres lo más grande de este universo.

Esto no acaba aquí

Y una vez más, estamos aquí. Otro día más, pintamos de azul los momentos grises y volamos alto, muy altos. Siempre juntos, tú y yo. Es de algún modo, algo único, especial.
Hoy quería contarte una historia...

Ella se había fijado en él, pero nada en especial. Lo único que no pudo entender es que conectasen tan bien. Algunas tardes de risas acabaron en un día único. Ella, sin darse cuenta estaba loquita por él. Algo echaban en la pantalla del cine pero ella se giraba, le miraba. Y se reía tontamente. Qué sonrisa y qué ojos para perderse en ellos. Le quitaba el aliento. Además, él tenía algo especial, algo de lo que ella sigue enamorada 246 días después. Se podría decir que es la mágica forma que él tiene de hacerla reir. Y entonces ella cayó enferma de amor, por unos ojos, por una boca. Por un odioso. Le mostró, en cada momento posible, que tenía ganas de él.
Y aquella noche de jueves, le buscó y volvió a buscar, en un sin fin de intentos. Su boca. Le tuvo hasta a dos centímetros, y cuando ella creía que ya no habría distancia. Él se volvía y se marchaba lejos otra vez. Y la encontró, encontró su boca. En plena noche, y en plena calle. Se acercó a él, por última vez, para conseguirle. Y ahí, otra vez, a dos centímetros. Volvía a tener miedo de que él se fuese a volver, pero a la vez esperanza. Y ahí sus bocas, se encontraron. Lo que ellos, ni toda esa gente que había a su alrededor podían imaginar, es que juntos crearían la historia de amor más perfecta del universo. Y aunque pasasen los años, los siglos, y las pequeñas (pero enormes) distancias, siempre estarían juntos. Ese beso, único. Y esperado. Al separarse, las mejillas encendidas y y las tímidas sonrisas delataban lo que ese beso había creado. Eterno.

Tuya. Mío. Siempre.

Te quiero.

jueves, 20 de junio de 2013

GRACIAS

Ocho meses después, me has vuelto a recordar la razón por la cual me volviste loca. Sigues igual de odioso, yo que pensé que dejarías de ser ese niño pequeño algún día... Sigues igual y es más, yo te quiero así. Te sigues llevando mis risas en medio de la calle, mis miradas de te quiero odiar pero no puedo. Anda que no me queda a mí con ese bebé, y anda que no te queda a ti con esta idiota. Me volviste loca aquel 20 de octubre, y lo sigues haciendo hoy aquí, un poquito más abajo en el mapa y más arriba en los termómetros. Nos queda tanto, tantísimo. No voy a parar nunca, aunque me lo pidas entre sonrisas. Voy a seguir acariciándote el pelo, como en aquella peli, como en cada banco, como en cada beso. Siempre mío. Siempre tuya. Siempre nuestros.
Gracias por hacerme tan feliz, por sacarme de quicio, por besarme con esas ganas y abrazarme como nadie. Por esos ojos y esa boca. Por esa mano que acaricia mi tripita. Por saber lo que hacer para evitar que me pique. Por todo lo que hemos tenido y lo que queda por venir, que es mucho, muchísimo. Y nadie se hace a la idea de ello, créeme.

Te quiero idiota, siempre así. Siempre nuestros.

domingo, 16 de junio de 2013

Volar a tu lado.

Deslizando mis dedos por tu cuello observo como un mundo tan sencillo como el nuestro puede aportar todo lo que yo necesito. Algo sobresale de tu mirada, que se entona con tu sonrisa, y a la misma vez, me hace llegar hasta el cielo. Volábamos, volamos, volaremos. Tan alto como el Everest, como los globos aerostáticos. Llegaremos tan alto como llego el hombre a la Luna en 1969. Como tú y yo aquel día supimos construir un mundo como el nuestro, que llegaría a ser el único mundo entre tantos. Gracias por la sonrisa.
Que se que ríes, lloras, eres feliz y a veces te pones triste. Te veo y beso mientras duermes. Se que añoras, imaginas y vas detrás del amor como si se te escapase corriendo. Sé que detrás de esto hay dos razones y un par de pasos a dar, pero poco a poco lo vamos consiguiendo. Cada día más cerca de nuestra vida sin fin. Pero ahora solo estamos tú y yo, y yo corriendo hacia ti. Se la pasión, la ternura y la belleza que esconden esos labios. Y toda esa felicidad que muestra el brillo de tus ojos.

Sé tanto de ti, que podría entregar mi vida al decir que estoy enamorada de ti. Para siempre.

sábado, 15 de junio de 2013

Si tú supieras...

Si tú supieras, sabrías que me daba vértigo pensar en lo que sería compartir mi vida con alguien. Ahora, sin embargo, para siempre a tu lado me parece poco tiempo. Si tú supieras, que abrazarte, es sentir que el mundo se detiene, que es una de besarte y no cansarme, al contrario. Siempre querré más. Qué bonito es quererte y saber que lo hago bien. Si supieras lo bonito que es notar tu amor. Esos ojitos que hablan por sí solos, esa sonrisa y sobre todo, y absolutamente todo, esa forma de rozarme. Los labios, o la pierna. La pierna, o la tripita. Con cuidado, para no romperme. Con dulzura, con cariño, con amor. Despacito y en silencio, pero poniendo toda la pasión. Si tú supieras... Qué combinación más absurda, pero perfecta. Y créeme que no hay nada que se asemege ni lo más mínimo a eso. Si supieras, las veces que hablo de ti, que suspiro por ti... Sabrías que son unas cuantas al día. Si supieras lo dispuesta que estoy a dejarlo todo atrás, si supieras que hasta daría mi vida por verte reír... Si tú supieras mi vida, las veces que me viene tu olor, que te busco pero no estás. Las veces que duermo abrazada a la almohada para hacer más pequeña mi ansia por tenerte aquí. Si tú supieras... Mis ganas de ti, de nosotros y de una vida.
Lo mejor es que lo sabes, y muy bien. Lo mejor es que te tengo, que me tienes, que nos tenemos. Que te quiero, que me quieres, que nos queremos. Más que a nada, más que a nadie. Y como nunca. Y para siempre, como poco.

(que hace tiempo que deje de ser yo para convertirme en tu Sofi, más que tuya, y siempre contigo)

miércoles, 12 de junio de 2013

Que cuando digo que no tengo ganas de nada, las de ti nunca cuentan.

Bésame, ámame y quédate conmigo.
Que quiero que seas tú quien me grite, quien se enfade, quien me hable...
Quien me saque de mis casillas, y por el que mataría. El único.
Y no te fallaré en lo que te queda de vida, te doy mi palabra, que soy más que tuya. Te prometo de verdad, que no me voy a ir.
Enamórame. Quiero que me guíes, que me escuches. Que me arropes por las noches, o me desvistas de madrugada.
Quiero que seas quien me de besos, quien me sonría. Quien se lleve mis suspiros y caricias...
Y quiero que ese verde, me siga deshaciendo en una mirada...
Que eres tú quien me da la vida, y eres tú quien me la quita. Solo tú. 
Que hace tiempo que ya supe que estarías en mí para siempre, y tú lo sabes, cambiaría toda mi vida por no alejarme de ti.
Nadie sabe como nos podemos llegar a sentir en esos ratitos tan nuestros.
Nadie sabe los secretos que guardan tantos abrazos y tantas miradas.

Todas las miles y millones de sensaciones que hablan cuando todos callan...

                            (te quiero tanto, tantísimo)

lunes, 10 de junio de 2013

Siempre que te escribo algo, lo hago desde este riconcito de mi. Donde todo es felicidad, donde estas tú. Aún no me creo que te tenga después de estos meses, de las semanas largas, de todos nuestros ratitos, después de aquella pelicula de dibujos interminable y esos calores que me entraron. Pero así es, te tengo. Y es algo nuestro tan grande, que es increíble. En este tiempo me has convencido, asegurado... Demostrado que sin ti no podria vivir. Y como te he dicho tantas veces, sin ti ahora, no sería nada. Ni ahora, ni nunca. Sin ti, yo no. Pero sin embargo soy lo más feliz del mundo, la que más. Ya no quedan palabras para decirte que no sepas ya, pero lo que yo siento por ti, es lo que aún no tiene palabra para descibrir este sentimiento que cada día nos une a ti y a mí. Por eso estoy orgullosa: por tenerte, por tratarte de una forma en la que intento agradecerte todo lo que haces por mí. Y por tener la suerte de que un día me dejases formar parte de tu vida con una simple sonrisa. Me acuerdo del primer día como si fuese ayer, bendito 20 de octubre donde empezó el amor más grande que jamás haya existido. No hay ninguna historia como la nuestra, ni la habrá. Somos únicos. Te amo mi vida. Te ama tu gordita, siempre tuya, siempre nuestro, 25.

domingo, 9 de junio de 2013

Buenas noches mi vida

Llevo una hora hablando sola por whatsapp, sabiendo que te has quedado dormidito sin ni siquiera poder haberte dado las buenas noches como siempre. Como ya leíste no hace mucho en algo que no te gustó (a ninguno de los dos lo hizo), escribirte es mi particular forma de tener este ratito tan nuestro...

(Esta tarde no pretendía ponerme así, de veras, ni yo lo esperaba. Pero ya has visto, no me voy a ir. Ni hoy ni nunca. No pienses eso porfa, que me derrumbo, y hoy has tenido pruebas de ello)

Te quiero para todo. Para tranquilizarme y sacarme sonrisas después de alguna lágrima. Te quiero para los momentos a más de 40 grados y los momentos a 5 bajo cero. Te quiero en los inviernos, en la lluvia, y mientras nos graniza, para que me abraces cuando tengo frío. Te quiero en los veranos, con el Sol de Julio iluminándote, para echarte cremita y que así no te quemes, te quiero para pasar mis vacaciones contigo. Te quiero en entretiempo, los dos ardiendo y la lluvia mojando la calzada.
Te quiero para los ratos felices, para los difíciles, los bonitos, los íntimos, los de querer matarte y los de matar por ti. Para los ratos de risas sin fin, los de amor, los de silencio, los de pasión, para los ratos en un banco, los ratos en mi cama, o en cualquier lado, pero encima tuya.
Te quiero para soñarte, para sentirte, para besarte. Para amarte, para entregarme. Para abrazarte, sonreirte y hacerte cosquillas. Te quiero para que me piques, para que te escondas, para que me dejes hablando sola. Para que no me aguentes la mirada, para que me cojas de la mano, para que me beses el cuello, para que me acaricies la tripita. Te quiero, te quiero, te quiero, te quiero, te quiero, te quiero. Al oído, o a gritos, entre sonrisas o gemidos. A todas horas.

Te quiero para todo,
para mí,
para siempre.

Dulces sueños bebé, me enamoras.

viernes, 7 de junio de 2013

Un pequeño truco

Miedo.
Miedo.
Miedo.
Miedo.
...

No sé qué escribir... Ambos sabemos lo que es el miedo. El miedo a perdernos, a perderte. Y tú miedo a perderme. Odio esa maldita sensación, no puedo imaginarme lo que sería de mí sin ti. Joder, creo que ya sabes mejor que nadie, lo importante que eres para mí. Te necesito. Lo sabes muy bien. He vuelto a ser yo, gracias a que tú estás aquí conmigo, ¿cómo puedes llegar a pensar que algún día me marcharé? No puedo. No quiero ser un cuerpo que pasea por las calles sin ritmo. Así que por favor te lo pido, sé que es difícil e inevitable tener ese miedo. Ni te imaginas las noches sin dormir que he pasado por eso, ni te lo imaginas. Te quiero mío, te quiero siempre (como poco)... Y sé que tú estás igual. Nos queremos como nadie jamás podrá querer. Te necesito, me necesitas. Somos uno. Maldita sea, si ninguno de los dos nos vamos a ir ¿por qué aparece este miedo?
Creo que los dos sabemos la respuesta. Es imposible no pensarlo, no podría vivir otra vida que no fuese contigo, lo sabes. Y como tú ya dijiste, si no eres tú al que esperaré en casa cada noche, quien sea, lo matas. Y si no eres tú, yo también me mato. Eres mi vida, y si te dejo me quedo sin ella. Mi sonrisa habla por sí sola, y tú que la conoces más que nadie, la ves que sonríe por una razón, son esos ojos que la miran fijamente y esas manos que me sujetan para que no me caiga... He conocido el amor, y no quiero vivir sin ello. Y como pone un poquito más abajo, amor sólo contigo. Así que haré lo que quieras, te prometeré más de las veces que me pidas, que no me iré. Prometido.

Ahora cierra los ojos, dos segundos, veinte, o tres minutos, y vuélvelos a abrir, déjame ver ese verde tan increíble. ¿Lo ves? Sigo aquí, contigo. Y aunque no me veas, no te preocupes, siénteme. Estoy donde siempre, encima tuyo, apoyada en tu cuello, adorando tu olor, y soñando despierta lo que es amarte. Y dentro de muy poquito, cuando vuelvas a hacer esto, no pasa nada, es de noche, y la habitación esta oscura, pero yo duermo a tu lado, mientras me abrazas.

Sofi sigue a tu lado tonto, ahora y siempre, sonríela un poco anda, que odia cuando no lo haces...



SIN TI, YO NO.



miércoles, 5 de junio de 2013

229

Yo me enamoré, tanto, que las canciones de amor se quedan cortas. Todo el mundo se enamora alguna vez, y yo, me he enamorado de ti. Me he enamorado de tus detalles, de tu sonrisa. Me enamoré del mes de octubre y de todos los siguientes hasta hoy. De tus ojos, de tu ternura. Me he enamorado de tus manos, de tus besos, de nuestros planes, de cada veinticinco.
Pero debemos aprender que el amor es algo tan grande que nunca lo podremos imaginar. Algunos dicen que el amor es eterno, y yo no dudaría ahora mismo en decirte que te quiero. Porque te quiero, y te querré siempre, que no te quepa duda. Me he enamorado de todo tú, de nosotros, de nuestros paseos, nuestras tardes y mañanas, nuestras noches hasta las tantas. Recuerdo todo, desde el principio hasta aquí, 229 días. Lo mágico que es saber que te sigo teniendo. De cuando me dices que me quieres, que siempre, siempre estaremos juntos. He empezado a pensar en dos en vez de uno, o sí, tal vez uno sólo, en nosotros. Es por eso que no puedo verte mal. Formas parte de mí. Sin tu risa no eres tú, y sin ti, ¿qué soy yo? Por eso soy capaz de soltar la más mínima tontería, de hasta mandarte fotos mías con mininos para que esboces una sonrisa, y te pinto miles de besos para verte feliz. Yo me doy igual, básicamente porque tú eres el experto en mis sonrisas duraderas, así que ya ves, te necesito. 'Este bebé sigue esperando una sonrisa'. Aquí la tienes, mientras escribo, otra noche más de muchas otras, y no la última. Me quedan muchas declaraciones de amor que escribir con tu nombre como título...

Te necesito. No me imagino lo que es vivir sin poder ver esos ojos verdes. Así que no voy a dejar que te vayas, porque seré pequeña pero te atrapo como nadie. Y si me voy yo, te llevo conmigo. Y si alguna vez esto termina, supongo que empezaré a planear mi mundo sin la palabra "amor". Que ¿por qué borraría esa palabra de mi diccionario? Porque sólo la puedo utilizar contigo. Pero tú y yo, mejor dicho, nosotros, que somos uno, tenemos amor para rato, y más aún, para siempre.

Sonriendo y escribiendo, siempre tuya...
Te quiere,

Sofi.

domingo, 2 de junio de 2013

Bebé

No sé cómo cada día encuentro algo nuevo en ti de lo que enamorarme, y me encanta. Te quiero tanto que pienso que ya es imposible querer tanto a alguien, pero es algo sobrehumano, cada día más y más y más. Y no quiero parar. Creo que ayer viví el momento más feliz de mi vida, y eso es único, como tus ojos. Me haces taaaaaaaan feliz... Qué bonito es tenerte donde tantas veces te he soñado, donde tantas veces te he pensado. Qué bonitos son tus te quiero continuos al oído. Qué bonito eres tú, y la felicidad. Qué bonitos son tus ojos, y tu brazo rodeándome, aunque pienses que me molesta. Qué bonito es tenerte pegadito a mi, dándote besitos de esquimal. No te preocupes bebé, te quedan muy pocas noches abrazando a la almohada. Creo que tú y yo encajamos mejor.

Con J de Javi, de mi vida, de felicidad

Desde el primer día te amé ya viejo, es así como supe que quería compartir mi vida contigo. Porque la idea de una vida sin límites me hace feliz, porque por primera vez en mi vida no tengo miedo a la eternidad, como tampoco a las afrentas del tiempo, porque cuando me abrazas y me besas siento tus fuerzas y tus debilidades, y esa dulce combinación me encanta. Es pasión y es dulzura. Es algo enorme. Es amor, como muy pocos, o nadie, lo conocen. Nuestro amor.
...
Que después de una alucinante tarde en la que no soltaste mi mano, en la cual no dejamos de mirarnos, de ser sólo nosotros entre muchísimos besos, en la cual me dices entre suspiros que soy yo a la que quieres. Y que haya instantes en los que yo te pueda decir cual quiero que sea mi vestido de boda, mi futuro trabajo, que veas mis detalles, y que me haga la dura contigo, pero al fin y al cabo, no puedo evitar siempre darte algo más , alguna sonrisa más, que después de buscar mil besos, y muchos de ellos encontrarlos, de que me des una sorpresa, y que mi agradecimiento sea mi sonrisa, mi abrazo, mis besos, que tanto te encantan. Que después de un día para el que no tengo palabras, no solo por mi cama, si no por ti, por como me haces sentir, y como destacas cuando estamos pegaditos, aun brillando más de lo que sueles hacer, que cuanto más y más tiempo paso contigo, más y más quiero, y más te quiero a ti, y perdernos solo nosotros, porque sí, yo quiero más tiempo, más días imborrables, más momentos nuestros, íntimos, y yo , cada día quiero más Javier Ballesteros para mí. Gracias, por abrazarme mientras duermes, gracias por ser tú, así , brillante, aunque deberías atraparme así más veces, a 2 milímetros estás aún más bonito de lo que ya eres.

lunes, 27 de mayo de 2013

Muchos dicen que encontrar la felicidad es algo demasiado complicado, algo muy difícil de alcanzar, pero para mí es algo tan simple y tan sencillo, que se reduce a seis letras... Se reduce a unos ojos. O mejor aún, a instantes como este...



Sí, esos momentos en silencio, con el sol iluminándonos. Yo a punto de quedarme dormida y tú, tú cogiéndome, feliz. Que a veces no digas nada no es para nada algo significativo, porque quizás tampoco espere una respuesta. Porque quizás me sirva que tan sólo escuches en silencio, el sonido afónico de mi sonrisa, o que me dejes escuchar como late tu corazón apoyada en tu pecho. 

Y así, mi aliento en tu cuello, y mis manos en tu pelo... Dos, cinco, diez minutos así. Los que sean, se me hacen eternos. Me levanto, e intento mirarte, pero casi no puedo ni abrir los ojos, solo te sonrío. Como cualquier niña tonta. Y que entonces ahí me beses. Y que después yo te abrace fuerte, muy fuerte. Como tanto te gusta...

Y que esperes. Que sepas (y sepamos) esperar, pero cogiendo de mi mano. Que ya queda menos, y cada día que pasa es mejor. Esperemos, sentaditos en cualquier banco, pero juntos.
Eso es lo que importa.



Y entonces así cada mañana de tu vida se convertirá en la primera. 

La primera vez que me sonrías, la primera vez que me encuentre contigo y con los primeros rayos de sol entrando por la ventana a la vez y piense: jo..que guapo es.
Y el primer abrazo, el primer madrugón... La primera noche, la primera cena en casa. La primera película en el sofá... 
Porque siempre es mucho más bonito empezar de cero. Mucho más bonito. Es hacerlo diferente, es hacerlo único cada veinticuatro horas...
Eso sí, aunque pasen días, meses o años.. se me sigue poniendo la piel de punta cuando me tocas la tripita..



sábado, 25 de mayo de 2013

Y es que nunca nadie sabra lo que es quererse tanto

Siete meses junto a ti, siete meses irrepetibles. Puedo morir, pero moriría feliz. Feliz por haber estado junto a ti estos siete meses, feliz por haber podido compartir mi vida contigo, por darte mi aliento cuando lo necesitabas. Feliz, porque tan sólo tú me has hecho creer en la magia del amor. Del querer y el poder. De lo eterno. De estar junto a ti sin apenas espacio entre los dos. Porque juntos somos un terremoto, un volcán. Junto a ti cada día es especial. Único. Como nuestro amor. Eternamente a tu lado. Que nunca ha habido nadie como nosotros. Que nunca nadie sabrá lo que es quererse tanto.

(Y es que nadie sabe lo que es quedarse dormida en tu cuello, con tu olor y tu mano acariciandome la espalda. Eso si que es felicidad. Gracias mi vida. Te quiero, te quiero, te quiero, te quiero)

miércoles, 22 de mayo de 2013

Más que a nada, más que a nadie.

Te enamoré. Te volvería a enamorar. Te volvería a conquistar. Una y mil veces. Te sonrío antes de marcharme. Me vuelvo, te abrazo, te beso una vez más. Pero ¿sabes? Lo que no haría (ni haré, te lo prometo) sería marcharme de aquí. Ésta es mi vida, tú eres mi vida. Todo aquello que te rodea, todo aquello que me rodea. Tus ojos, tu boca, tus labios. Tus manos, tus te quiero, tú. Tú eres todo aquello que soñé, y todo aquello por lo que moriría. Y sé que pronto te veré al despertar un día más, yo aquí, tú a mi lado, bien pegadito a mi. Tú duermes, yo sonrío. Tú sueñas, yo contigo. ¿Sabes que es lo mejor de todo esto? Que hace que me de cuenta que no podría dejar escapar ni un solo día sin ti, que cada segundo sin ti, es un segundo mutilado. Que sin esos ojos verdes y esa sonrisa tan dulce, la vida no sería tan vida. Ni yo tan feliz sin ti.

sábado, 18 de mayo de 2013

Muero y mato por ti.

Puede que no me despiertes cada día con un beso en a mejilla, o con cosquillas, pero es tan fácil quererte, tanto si estás lejos esta noche como aquí conmigo cada día. Puede que haya veces que la sonrisa no me deje besarte, puede que cada día te quiera más... Puede que me entren ganas de matarte cuando te pones odioso, puede que a su vez me muera por besarte... Pueden ser tantas cosas tonto, que lo único en lo que no tengo dudas es que eres lo mejor que tengo en mi vida. Poco a poco va pasando el tiempo, y vamos viviendo más. Me voy dando cuenta de todo lo que te quiero, de cómo me enamoras, de cuántas ganas de todo contigo. Porque es mucho y lo mejor es que cada día más. Puede que sí, que sea un metro y medio, tu metro y medio, tu idiota y tu gordita. Pero toda yo, soy la chica que muere (y mata) por los ojos más verdes de este planeta.
Te quiero.

Por cierto, faltan días para estar contigo para siempre.

jueves, 16 de mayo de 2013

Sonrisas eternas, sonrisas con tu nombre

Lágrimas que nublan la vista, lágrimas que nublan la mente. Lágrimas de tristeza, impotencia, emoción, felicidad. Escribirte y bailar. Bailar y amarte. Sonreír, sonrío por ti. Por ver esa sonrisa de vuelta, por ver como esos ojitos me miran y notar como tus labios rozan los míos. Esos momentos, tan especiales, tan nuestros, ese 25. Por todos esos días. Porque cuando me miras el mundo se
apaga y nosotros nos impulsamos, brillamos. Muchos hablan de un siempre, nosotros hablamos del ahora, del mañana, de lo eterno. ¿Qué hubo miles antes que nosotros? No, como nosotros no. Muchos hablan, nosotros sentimos. Y una vez más, te doy las gracias, por esos “Sonríe tonta”, por todo, por hacerme respirar, por darle cuerda a mi vida. Por hacerme tan feliz. Gracias por llenar de color esos días grises, por pintar cada uno de ellos, con cuidado, pintando al mismo tiempo miles de sonrisas, llenando el aire de risas, lágrimas, besos, caricias. Hasta que duela. E incluso doliendo, aquí seguiríamos.

(Ya sabes que nunca dejaría de escribirte, ni de quererte, ni de abrazarte. Me enamoras)

domingo, 12 de mayo de 2013

MÁS FELICES IMPOSIBLE.

Aunque digas que no sé darte la mano, sé que la mía encaja a la perfección con la tuya. Estábamos hechos para enamorarnos, y aquí estamos, volando, soñando, amándonos. Cada vez me cuesta más despedirme de ti, y es que qué poco me gusta ver como te alejas por el intercambiador de Avenida de América. No me gusta nada. Pero a la vez me encanta ver cómo te pones las manos en la cabeza y la agitas, cómo te giras para ver si sigo ahí. Te veo alejarte unos metros más, y mi sonrisa más grande no puede ser. Esa forma de caminar que es tuya, esa que espero ver por los pasillos de mi casa. Y es que es así. Cambiaremos días sin vernos por milésimas de segundo, bancos de un parque por una cama, los vagones del metro por nuestro sofá. Esas mañanas de domingo al Sol por las de amanecer contigo. Cambiaremos soñar que dormimos juntos, por soñar abrazada a ti. Poco a poco, pero prontito lo tendremos, te lo prometo. De momento, el primer imán de la nevera ya lo tenemos... Lo próximo, UNA VIDA.
Te quiero Javi, te quiero para siempre.

martes, 7 de mayo de 2013

Vuelves a mirar al cielo una noche más. Sonríes, te das la vuelta, y te vas. Porque para muchos la felicidad consiste en estar todas las horas posibles con esa persona especial, y en enfadarse si no están juntos. En abandonar lo que quizás es lo de siempre, quizás en exceso. Y para otros, tan solo esa felicidad se transfiere de una manera superficial, de una manera que más que amor, se llama placer. Pero donde realmente está la felicidad es en esos pequeños ratos que tienen miles de detalles. En esas tardes to esas mañanas tan sumamente esperadas después de tanto tiempo sin poder tener ninguna. De todas esas noches mirando al cielo, o a tus ojos, que es un universo bastante más bonito, en todas esas mañanas en las que después de  sonreirme, me buscas la mano, y me la agarras fuerte, bien fuerte,  me apartas el pelo de la cara con esa dulzura que nadie tiene, y me besas. Y esque esto funciona de una manera muy fácil. Me quieres, te quiero, nos amamos, nos buscamos, un rato, un segundo, una tarde, un día, o para siempre. Y repetirlo un día tras otro, de una manera diferente. Y claro que habrá días que te consuma el no poder ver a esa persona, o el estar todo el día esperando a que pueda responderte, cuando suele hacerlo al instante, por supuesto.. Pero tranquilo, que al final te abrazaré con más ganas! Y tú, también me dirás que soy tu tonta con más ganas, muchas más veces, con esa sonrisa boba que tienes, esa que para unos no es nada más que una sonrisa más, que para ti , no tiene nada, y sin embargo, yo la miro, un día tras otro, embobada. Igual que cuando me alejo un instante de ti, me quedo mirandote, a ti entero, pensando en como has llegado a estar tan tan adentro, cuando nadie, ni siquiera tú, creías que llegarías. Y sabes? La respuesta es simple, quizás demasiado. Tú querias esto, tú te has ganado esto, ahora eres tú el que puede aprovecharlo, porque eres tú el que ha conseguido hacer que mi corazón se acelere como si fuera la primera vez que me beses, o que te acercas, o que me miras disimuladamente, o que me haces sonreir. Y eso, eso , es algo que muy poca gente, por no decir que nadie suele conseguir, porque todos se suelen rendir pronto. Pero ni tú, ni yo, nos vamos a rendir. Por favor te lo pido, que esto es eterno.

jueves, 25 de abril de 2013

Te quiero

Uno más, a tu lado, ya van seis. Y sigo acordándome a la perfección de ese cosquilleo que me invadió por todo el cuerpo cuando alguien me cojió por detrás, levanté la careta y vi que eras tú. Se me paralizó el corazón y ni te imaginas qué nervios en esos momentos, lo pudiste ver cuando ni siquiera te miraba. En serio te lo digo, que nunca antes había estado tan nerviosa.
He de confesar una cosa: sigo poniéndome igual de nerviosa los instantes antes de verte, no lo puedo evitar jeje tampoco quiero, me gusta, me gustas, me encantas. Son seis meses llenos de besos, de tardes, de mañanas de domingo, de amor. De abrazos por la espalda, de besos en la mejilla.
Que esto no pare, que siga. Que quedan muchos más por celebrar.
Felices 6 tonto, te quiero mucho mucho mucho

(que aún muriendo de nervios, lo único que hacía esa noche era matar por tu boca y morir por tus besos)

lunes, 22 de abril de 2013

Querido 25 de Octubre

Aunque haya semanas largas, en las que no tengamos ni tiempo para nosotros, en las que aprovechando lo poco que tenemos, los dos estamos tirantes, me reconforta saber que estamos así porque a nadie le gusta echar de menos, y menos a nosotros...
Aunque las cosas parezcan duras,  largas, interminables, aúnque haya algo que me haga soltar alguna lágrima, me renconforta más aún la idea de que hay alguien ahí, que tú estás esperando una palabra mía, un gesto, un guiño para sacarte la sonrisa, darte todo mi amor y más tiempo del que tengo, todo por ver tu sonrisa y esos ojos verdes, brillantes,  increíbles,  infinitos, para ver que ese idiota está feliz, y que cambiaría el mundo si tengo que hacerlo, sólo por una palabra,  por un te quiero, te necesito, o por simplemente no te vayas,  quédate aquí conmigo un segundo más, que quiero que nos hagamos eternos.

Te quiero.
Y tanto. Y que esto es algo serio, muy serio que no debemos perder. Crece tanto cada día... No quiero que te alejes. Que te quiero mucho más que hace casi seis meses, medio año, y por eso intento quererte de una forma que no olvides. Solo pido a cambio que tú sigas demostrándomelo como hasta ahora, pero no menos. Siempre siendo tú. Mi niño de ojos verdes.

sábado, 20 de abril de 2013

Volver a ser yo.

He tenido unos últimos meses de bastantes decisiones que tomar, de más cosas que valorar y sobre todo, infinitas conversaciones sobre mí y mis decisiones.
En todas esas conversaciones me terminaban diciendo lo mismo. Independiente. Con ganas de volar. Ahora ya entiendo por qué los amigos de mis abuelos se refieren a mí como la del "culo inquieto.

Independiente. Independiente.
Independiente.
Ser independiente es difícil. Mi madre me lo dice, soy como ella. Predispuesta a cualquier cosa y ambiciosa. Te hace ser fuerte. Bueno, me equivoco. Fuerte te ven los demás, para uno mismo, todo se queda dentro. Y muchas veces, por no decir siempre, termina en caos. Te lo has guardado tanto y durante tanto tiempo, que en el momento que estallas ya ni sabes por qué es. Gran aspecto negativo. Pero el ser independiente te hace madurar antes o por lo menos en mi caso. Me he cansado de escuchar que soy madura para mi edad. Y eso muchas, quizás demasiadas veces, lo he odiado. Sin embargo, ser independiente me ha traído las mejores cosas de mi vida.

Volar.
El 'echar a volar' como dicen, ya sea a otro país, o simplemente unos kilómetros más por la Nacional 2 dirección Madrid, lleva mucho. 'Te vas a equivocar', 'es un error' o 'ya tendrás tiempo para eso' se han repetido bastante en mi cabeza últimamente. 'Piénsatelo bien'. Como me joden esas dos palabras. Pensar, demasiado pienso muchas veces y no es bueno. Y esta ha sido una de ellas.
Los cambios así, en la vida suelen ser bastante meditados, pero todos nacen de un impulso. Los que he tenido hasta ahora me han venido bastante bien, esperemos que lo venga sea igual. Y si no, la vida es así. Tomas decisiones equivocadas o simplemente no cuadran. Y así aprendes. Y tras eso, otro impulso. Otra decisión. Otro despegue y otro aterrizaje.

Miedo a volar.
Echarse a volar implica miedos. Pero no para mí, sino para mis pilares. Mamá me suele decir que soy muy poco familiar. Cuando cada día que pasa les abrazo con más ganas. Y cuando no se lo esperan. Me gusta esa sensación. Me recuerda a ti...
Joe, Yaya te echo tanto de menos. Me gustaría que me vieras, aunque se que lo haces. Estarías orgullosa de mí por volver a ser yo. Echo de menos tus manos y el olor de tu cocina. Debes saber que no volví a entrar en tu casa, miento, lo hice en una ocasión y no pase del salón. Me gusta echarme la siesta en la que era tu habitación, en tu sofá rojo...
Por mucho que quiera volar y vuele, el motor del coche, el sonido de la puerta del garaje al subir, el olor a cocido que invade la casa, y miles de detalles más se irán conmigo. Por eso mamá, no tengas miedo, que siempre estaré para echarme una salsa o una rumba contigo en el salón.

Estos últimos meses de tanto pensar, he recuperado cosas que hacía tiempo perdí. Ilusión. Escribir a todas horas, planes, muchos planes, buena música, devorarse libros, hacer el tonto hasta cansarme... Qué bien sienta joder. Puedo decir que tras un año de transición y de impulsos más bien un poco gilipollas, vuelvo a ser yo. Más mujer dentro de un metro y medio. Y más ganas de hacer niñeces. El mejor es quién lo aguanta, y él lo sabe.

¿Cómo llamar a esto? Digamos que el tiempo para mí y mis "pequeños placeres", como decía una gran amiga que de vez en cuando asoma por aquí y a la cual echo de menos, ha vuelto.
Yo. Mi. Me. Conmigo...
Y mis pilares.

(A mamá.
A papá, y a Paula.)

(A mi vida)

(A mi familia, campamental y de corazón. A mis amigos)

(Y sobre todo, a tí Yaya. El buen tiempo ha vuelto y ya no te veo limpiar las pilistras desde mi ventana. Te echo de menos. Te quiero)

A todos vosotros,
YO, de nuevo.

martes, 16 de abril de 2013

MI OCTAVA MARAVILLA

Siempre seré la que llega tarde a buscarte incluso prometiendo que estaré puntual, la que se equivoca de boca de Metro, la que habla sola. Siempre seré tu metro y medio, tu marmota, la reina de las tonterías. La patosa, que no sabe cocinar, la que se pondrá de puntillas aunque tu me empujes hacia abajo. También sé que siempre seré la que llegue corriendo al verte de lejos, la que no parará de sonreír ni de comerte a besos al saludarte aunque tú me estés llamando la atención por no estar cuando ni donde debería.
Me encanta mirarte, me hace sonreír y entonces tú te deshaces. Cada segundo que paso a tu lado es especial, cada sonrisa nueva se convierte en la Octava Maravilla. Y es que yo ya no quiero otros besos. Mirando como se nos va el tiempo a todas horas.
Nunca veinticuatro horas contigo serán suficientes, siempre querré más.
Como cada día que pasa, te quiero más y más y más...
Mi Octava Maravilla, mi vida, mis ojos verdes. Mi amor.
Que te quiero.

martes, 9 de abril de 2013

Querido amor de mi vida...

He vuelto a escribir.

Qué cosa más absurda estoy diciendo, pensarás, ya que llevo varios meses escribiéndote.
Te lo digo ahora porque creo que ya entiendes lo que intento decir. Ahora que sabes lo mismo o incluso más que yo sobre mí misma, creo que es hora de explicarte muchas cosas.

Joder, no sé por donde empezar...
Por el principio, ¿no?
¿Te acuerdas de aquel ataque de risa en medio de ninguna parte? ¿Ese en el cuál me enloqueciste? Yo llevaba mucho tiempo, quizás demasiado, sin reírme así. Creo que el hecho de que fueses tú la única persona que había conseguido que yo soltase tales carcajadas después de tanto tiempo fue lo que despertó esa locura en mí. Ahora entenderás el porqué de mis ganas de ti, te necesitaba. Necesitaba volver a reír.

¿Quieres saber el porqué de mis constantes tonterías, de mis cosas de niña pequeña? Sí, esas que me convierten en tu niña, en tu pequeña. La verdad es que sentí desde el primer momento que contigo era yo. Vivía en un círculo donde hay que aparentar ser fuerte, si no te pisotean. Donde si soltabas lo primero que pensases, te miraban mal. Yo no podía decir que quería un cerdito. Tú, sin embargo, te ríes y piensas 'ella es así'. Y así, soy yo. Y así, me quieres.

Puedo aparentar ser muy fuerte, pero tú mejor que nadie, sabes que mi inseguridad hace que me derrumbe a la mínima. Esta, es la parte más complicada. En el momento en el que una deja de confiar en sí misma, que deja de quererse, llega el caos. Y yo tuve uno propio. Me estoy recuperando poco a poco, cada vez más rápido y puedo decir que casi estoy como nueva. Soy realista, pero en las cosas más obvias necesito que me abran los ojos y me pongan los pies en la Tierra. Y tú. Tú eres esa persona. Estás ahí, detrás mío, cogiéndome por la espalda, con cuidado, para que no me caiga. Me haces ver lo que soy, y por si no me queda claro y sigo en mis trece, me lo susurras al oído acompañado de un beso en la mejilla... 'Si te dieses cuenta de lo que eres y de lo que vales, Sofi'. Y así, como nueva.

Dejé de escribir por un tiempo. Dejé de reír, de ser yo. Dejé de quererme a mí misma, de confiar en mí. Apareciste tú y entonces todo cambió. Demasiados 'te tocaba estar así de feliz' han llegado a mis oídos. Me da igual quién lo diga, me da igual si dejé de serlo durante demasiado tiempo, si están a favor o en contra.
Lo único importante es eso, que soy feliz. Que soy feliz, gracias a ti.

Por eso te pido tantas veces que no me dejes, porque si eres tú el que me ha devuelto a mí misma. Y si te vas, me iré contigo, pero mi cuerpo, se quedará aquí.

Eres como una dependencia

Te necesito, siempre mi vida.

miércoles, 3 de abril de 2013

Perder la cuenta entre suspiros...

20.
25.
Octubre...

166 días, colgada de tu sonrisa y de tus ojos.
165 noches deseando estar soñando en tu cama.
45 semanas aumentando mis ganas de ti.
3984 horas queriéndote.
239040 minutos encantándome. 14342400 segundos conquistándote.
Más de 16 millones de latidos, esos que se aceleran al verte y, más aún, al besarte. Todos por ti.
Dos países y muchos más vendrán después.
1 sonrisa. ¿Sólo una? Sí, una que no se apaga desde hace  más de 5 meses.
5 películas que no sé ni de que van.
Más de 1000, más de un millón, más de infinitas miradas de amor.
[...]
De los besos y abrazos, de las caricias, perdí la cuenta al perderme en tus ojos y volar en tu boca.

Y es que cuántas cosas Javi, vividas y por vivir...

Que yo siempre pensé que los números no me gustaban, pero encontré la excepción al calcular mi amor por ti. Aún así, ni las matemáticas lo calculan...
De todos estos números creo que hay uno que es el que más me gusta. 1. Sí, la unidad. Como nombre y como cifra. Tú y yo, unidos, tú y yo somos uno. Tú y yo, una vida.

viernes, 29 de marzo de 2013

amor amor amor

Siempre he querido conocer el amor, que es bailar con tu sonrisa, y decirte 'mi niño' al oído para sonrojarte. Amor es robarte un beso, traerte entres mis brazos y que nunca digas no. Más amor es contar en tu cielo constelaciones de lunares que esperan a las yemas de mis dedos para convertirse en cometas. Que navegues por la curva de mi cintura y yo por el pasillo que hace el mapa de tu espalda, sin miedo a naufragar. Amor es estar deseando a todas horas encallar en tu sonrisa de pirata. Más amor es ver, sentadita a tu lado, las horas y las estaciones pasar, viviendo en un eterno mes de julio en el que el calor nos mata si nos separan menos de tres centímetros y nos congelamos a más de treinta de distancia. Amor es oírte suspirar entre gritos, es reír entre besos, es que me dispares caricias y morir de felicidad y de puro gozo. Es conocerte en todos los formatos, escribir con todas tus teclas y leerte con una mirada lo que archivas sin copia de seguridad. Amor es verte vestido de héroe, o verte desnudo, o simplemente verte. Amor eres tú, soy yo. Amor es esto. Quererte y sentirte, desearte. Amor es eterno, mi amor es eterno. Somos eternos.

Amor es amarte,

y yo...

Te amo.

(pronto ahí, encima tuya y entre burbujas)

martes, 26 de marzo de 2013

'Te prometo una vida, Sofi'

Me  miras con esos ojos tan verdes, cada vez lo son más. A medida que va pasando el tiempo voy sabiendo que estamos en la cumbre de nuestros desperfectos.
Vuelan nuestros pensamientos por la habitación, y seguimos soñando juntos, pero en distintas camas. Siguen las promesas esperando cumplirse. Bajas la cabeza, y vuelves a mirarme, con esos ojos verdes que no me dejan dormir... Me susurras, me dices las cosas más inimaginables que pensé que me dirían, me abres la puerta para ser feliz, pero solamente la pasaré si te llevo conmigo.  Qué egoísta suena eso de que te quiera sólo para mí, que no te comparto te he dicho. Sinceramente me da igual, ser egoísta, pero darlo todo contigo. Entregarte hasta la última parte de mi ser. Te quiero siempre, tú y yo, seguir conquistádote. Desde aquel ataque de risa en medio de ninguna parte. Hasta morir.

lunes, 25 de marzo de 2013

5

Sigue así, por favor no pares. No dejes de quererme, no dejes de abrazarme ni de besarme con esas ganas. Quiero sentir frío para que me abraces por detrás, quiero llevarte la contraria sólo para que me calles. Quiero mañanas de domingo mirándote a esos ojos, sentada en cualquier banco y a tu lado. Quiero que me chinches para terminar como dos tontos enamorados. Quiero poder verte a lo lejos y salir corriendo a abrazarte. Quiero  poder seguir haciendo el imbécil y que me digas 'eres tonta' para seguir encantandote. Quiero abrazarte siempre para seguir escuchando tus latidos. Quiero reír hasta llorar contigo. Quiero escucharte hasta las tantas y quererte hasta morir. Quiero mil y una vidas contigo.
Y por querer, podría querer muchísimas cosas. Lo curioso es que sólo las quiero si tienen algo que ver contigo.
Te quiero a ti.

Cada día más, felices 5.

martes, 19 de marzo de 2013

ME GUSTA ASÍ



'No sé por qué me gusta así, tenerte tras mi espalda...' [...]
'No sé por qué me gusta así, que nadie sepa lo que es...'  [...]
'Cuando pasas cerca es difícil respirar, y si te veo temblar sé que estás igual que yo. Dos burbujas de jabón, que no paran de subir. Esto es un nuevo Big-Bang, este es nuestro Big-Bang.'

lunes, 11 de marzo de 2013

'Con esos ojitos lo único que se me 
ocurre es pedirte mil vidas contigo'



Mañana de domingo, sol, un banco, y los quince minutos más felices de mi vida. Qué casualidad que fuesen contigo. Abrazada a ti, encima tuya, y sonriéndote a menos de tres centímetros. Qué momento más eterno. Qué felicidad. Como volver a la infancia, pero esta vez siendo tu pequeña. Entre tus brazos, y tú, entre los míos. Y besándonos, y mirándonos, y queriéndonos como dos locos enamorados. Espera, a mí me tienes así, igual de loca que siempre, y cada día un poquito más enamorada. De esos ojos, de esa boca, de todo tú, entero. Y cuántas sonrisas han volado en ese instante, y qué bonitas eran que llevaban tu nombre. Siento tocar las nubes con mis pies cuando estoy contigo, es como un sinónimo de éxtasis. Incluso mejor que eso.



Y qué putas ganas de parar el tiempo y quedarme así toda una vida. Pero mientras tanto y aunque los dos sepamos que la tendremos, yo te prometo tener muchos más de estos, que es que a mí, momentos así, me pueden.

sábado, 2 de marzo de 2013

No sé ser sin ti.

Pero es que mi instinto no sabe ser sin ti.
No sabe que vivir una vida sin ti, es algo así como morir, es caminar sin mirar, sin rumbo.
Es como amar sin sentir. Es hablar sin respirar, es comer sin digerir.
Es como un paisaje sin Luna, es como París sin amantes.
Porque eres la forma exacta, la medida justa, perfecto para mí.

Eres increíble, perfecto. Gracias por cada gesto y cada caricia, por cada beso.
Por cada vacile, cada risa, cada 'tonnnnnta'.
Gracias por tener esa sonrisa y esos ojos. Que cada día me enamoran un poquito más.

Quiero ser la próxima a quien abraces mientras duermas y que de ahí ya no quieras otra cosa. Ni conejos, ni almohadas, ni nada. Tú y yo, soñando juntos en la misma cama.

Y creo que lo que viene ahora ya te lo sabes, pero te dije que te lo iba a recordar todos los días de tu vida, y hoy, mi vida, no iba a ser menos...
Te quiero, te quiero, te quiero, te quiero.

lunes, 18 de febrero de 2013

Javi

Mi  mundo tan pequeño y a la vez tan grande:  a poco de llegar a 1 metro y 80 centímetros. No quiero que pares y mucho menos que te bajes. Quiero ser eterna para que me tengas siempre. O tenerte eternamente. Que me deshagas y me beses.Qué facilidad tienes para deshacerme, y con qué ganas nos queremos, que sé que esto es real.
Morir por tus caderas, volver a la vida por un suspiro tuyo en mi boca. Caer como las hojas del otoño pero que tú estés siempre ahí.
Eres cima y eres suelo. Eres cielo, tormenta. Lo más dulce de lo amargo. Viento que arranca muecas de cuajo para convertirlas en sonrisas. Felicidad en estado puro, brutal, natural, volcánico, qué gozada y todo lo que sigue.
Mis más, mis menos, mis bueno, venga, vale, mis sí pero no, porque sé que sí, mis me hace feliz.
Una loca muriendo por tu boca, loca de amor por unos ojos. No decir nada y decirlo todo. Desnudarte el corazón en Diciembre, para que no pase frío. La Luna envidiándome por tenerte aquí, conmigo. El Sol, celoso por ser tú quien me ilumina.



(Quiero que sonrías porque no soporto verte así, así que voy a hacer lo imposible para verte feliz. Te daré abrazos hasta morirme si así tú te sientes mejor, porque ahí, entre mis brazos es donde voy a protegerte. Este metro y medio no va a dejar que estés mal. Porque si con ella te sientes bien, que no te quepa duda de que la vas a tener siempre. Sonríeme, que me encantas y lo sabes. Te quiero, cada día más.)

Tu pequeña.

martes, 5 de febrero de 2013

details

Octubre, chocolate caliente, miradas que lo dicen todo, todo lo que quiero, bailarte, escribirte, mucho cine, tus manos, el parque, nuestra piel en el parqué, tonto, cogerte de la mano, veinticinco, JAVI, camisetas de tirantes anchos, leggins, tu perdición, Skyfall, noches en vela, de madrugada, mis muslos y tu cadera, mucho mucho, te he echado de menos, sonrisas, el fútbol de los sábados, MI VIDA, besitos en la mejilla, muchos planes, demasiadas coincidencias, susurros al oído, algo nuestro, siesta, tu marmota, detrás de la biblioteca, perfecta para ti, ese olor, tu olor, indirectas, cuando eres directo, esos abrazos, tus rectas y mis curvas, tu sudadera, Madagascar, tuya, solo tuya, cabezota, mis tonterías, felicidad, la que iba a por ti como si no hubiese mañana, sonrisas con tu nombre, sorpresas, perderse en Madrid, idiota, abrazos por la espalda, ''y es que es él'', el cuello, ojitos verdes, un te quiero y un yo también, platónicos, eternamente, todo con amor, tu amor, lo inesperado, esperarte, tú, yo, nosotros. GRACIAS.











(algo nuestro.)

martes, 29 de enero de 2013

SIN TI, YO NO.

Quiero tenerte aquí, en mi cama, soñando a mi lado. Soñando conmigo. Hay veces que cuando estoy tumbada en la cama, hablando contigo, te siento. Es mágico. Cierro los ojos y te siento. Abrazándome por la espalda, y dándome esos besos en la mejilla que es que... ay, me encantan. Es como si estuvieses en ese puto instante a tres centímetros de mí. Deseo con tantas ganas poder vivir ese momento, que sueño noche si y noche también con él. Hay otra cosa, que también me pasa de vez en cuando. Sobre todo los fines de semana, cuando me despierto a mi hora. Y es que siento que me estás cogiendo de la mano. No sé si a ti te pasará pero esto de acostarme con una sonrisa, dormir feliz, y levantarme pensando 'si es que es él' se ha convertido en rutina. Y quiero que sepas que no quiero cambiar eso por nada del mundo. Soy muy feliz. Ya lo dijiste tú, 'yo antes no estaba así'. Necesito tu sonrisa, para poder sonreír. Así  que hazme un favor, que no se te apague esa sonrisa, por nada del mundo. Que yo estaré ahí para volver a sacártela. Sí, con alguna de mis tonterías, o con lo que sea que tenga que hacer para que tú seas feliz. Porque algo tiene que hacer esta pequeña marmotilla para darle las gracias a ese niño de ojos verdes por hacerle feliz. Así que que te entre en la cabeza, que si tiene que hacer algo, va a hacer todo lo posible y lo imposible para que seas feliz. 


Javi, mi vida, te quiero.

lunes, 21 de enero de 2013

mucho mucho

Amor de mi vida, que no me voy, que aquí me quedo esperándote o salgo a buscarte y lo dejo todo atrás. Porque tu veneno no mata, da la vida, y a mí sin ti me falta. Que me des fuego, en la calle o en la cama, que tengo los pies muy fríos y sin ti se van a quedar así todo el invierno. Sin ti no, contigo, por mucho tiempo, cuanto más mejor. Siempre.

Que no mienten mis latidos cuando se aceleran al verte de lejos. Que no lo hacen por cansancio, lo hacen porque quieren cuanto antes. Besarte significa tener la mente en blanco y la tripa llena de mariposas de colores. Pero qué hijas de puta, qué cosquillas y qué risa tonta por su culpa. Y sobre todo, por la tuya. Sustituir las noches de soñar sola en la cama por las noches en las que sueño contigo. Risas sin fin, pelearse por la manta y por la almohada. Quien se duerma antes pierde y las caricias no valen, eso es trampa. Que sea aquí y ahora, sin pensar ni en el antes ni en el después. Que se pare el tiempo.


Los besos que tanto quiero, los mismos que guardo en mí como si fuesen un tesoro. Espera, lo son.
Que aprenderme tu cuerpo con los ojos no es suficiente, que mis manos también quieren y lo harán con mucha delicadeza, para no romperte.



domingo, 13 de enero de 2013

Mi tonto, mi idiota, mi imbécil. Cuéntalos.

+ Lo mejor que tengo
- Eres tú



No sé cómo darte las gracias, de verdad que no, no encuentro la forma de hacerlo. Creo que nunca llegarás a comprender lo importante que estás siendo para mi. Quizás me precipite al decir que el haberte conocido ha cambiado mi vida, pero me paro a pensarlo una vez más y es que es así. Tu llegada le ha dado un giro de 360º a mí, a mi cabeza, a mi alma, a mi corazón. Inconscientemente me has hecho darme cuenta de muchas cosas, y aunque haya sido solo por tu presencia, no te haces a la idea de lo que eres para mí. Sigue sacándome sonrisas el recordar cómo empezó todo, incluso alguna risa tonta. Me parece tan, no sé, tan diferente. No sé que coño despertaste en mi aquella película que todo mi ser se volvió loco y ya no supo ir a por otra cosa. 'Maldita loca', dirías. Y ahora es todo tan '¿qué cojones haría yo sin ti?'. Dimelo tú. Que va, ni siquiera lo sabes, eres tan importante. Y cuánto me encantas, y cómo te quiero. Eternamente. Con locura.


lunes, 7 de enero de 2013

Conquistarte cada día un poco más.



'AMOR'... Curioso sentimiento. Sé muy bien de lo que hablo, créeme, porque yo lo siento y muy fuerte. Cuando sientes que alguien es capaz de ayudarte, de sacarte de una sonrisa, que gracias a esa persona puedas seguir adelante, eso es amor. Y eso es lo que siento yo hacia ti.
Cuántas películas habrá sobre la típica parejita idiota en la que todo es perfecto, todo da igual para ellos. Sinceramente antes no creía en eso, pero me has demostrado que eso es verdad, principalmente porque desde aquel cine he empezado a experimentarlo. Quedarme empanada pensando en ti a todas horas, soñarte despierta. No hago otra cosa, quererte, pensarte, amarte. Siempre.

martes, 1 de enero de 2013

Hola tonto.

Hola tonto.
Hoy he venido a contarte un secreto. Un secreto a voces, que lo sabe todo el mundo, que no lo escondo, pero que lo llevo dentro, muy dentro. Hoy quería contarte las veces que sueño despierta contigo, las veces que nos imagino en diez años, o incluso más. Las veces que, cada vez con más ansia, deseo una vida a tu lado. Vivir a tu lado, amarte siempre, viajar contigo, mil lugares. Hoy he venido a pedirte, una vez más que no me dejes, nunca, por favor. Yo no lo voy a hacer. Hoy, quiero que sepas que estas cosas increíblemente absurdas que tenemos entre nosotros, son las que me hacen creer en esto, en nosotros, porque quizás no lo sepas, pero estoy enamorada de ti. Y puede que para ti no sea algo importante, que no le des importancia alguna, pero hazme caso que si te digo que tus ojos me encantan, es por algo. No sabes lo que siento cuando me miran y me sonríen. Sí, tus ojos me sonríen, me dicen que me quieres. Y esa sensación es única, y tú, la única persona que me ha hecho sentir así. Hoy, te quiero más y vivo menos. Haces que esté soñando, volando a todas horas. Siento que estoy en una constante nube y no me quiero bajar. Todo se ve muy bien desde aquí arriba, a tu lado todo es más bonito. Hoy, te he escrito para declarar mi amor por ti, para contarte, escrito en un blog, o susurrándote al oído, que soy tuya. Completa y enteramente tuya, para siempre. Sabes que soy perfecta para ti, tú para mí, y así somos uno solo. Que te enteres coño que no hay un 'tú' ni un 'yo' sin un 'nosotros'.
Este secreto que te he dicho, que llevo tan dentro de mí se llama amor. Amor real, amor loco, verdadero, amor eterno. Amor por ti.



NEW YEAR. Page 1 of 365.

2012, ya te has ido. Tuviste de todo.
Has sido el año más completo de mi vida, y a la vez, el más importante. No sabría describirte. Has traído, y te has llevado, contigo muchas cosas, muchas personas, muchos lugares. He crecido, he cambiado contigo. Fuiste una montaña rusa, empezaste bien, o eso pensaba, y me paraste los pies, me dijiste 'por aquí no'. Pero no te hice caso, me creía la reina del mundo y me di la grande. Cuando estabas llegando a tu mitad pensaba que moría, que nada podría ir peor. Pero lo arreglaste, me sacaste de aquí. Tu verano fue increíble, sin más, pero yo seguía con lo mío. Inocente. Y me trajiste septiembre, querido septiembre. Lejos de todo, algo nuevo, distinto, felicidad completa. Gracias. Otoño, siempre he dicho que es mi estación favorita, para hacer de todo y sobre todo, sobre todo enamorarse. Octubre, Noviembre, Diciembre. Amor, amor, amor. Él.
Te has ido de la mejor manera posible, dejándome al amor de mi vida aquí, a mi lado. Dejándome distinta a cuando nos conocimos, más mujer, más sincera. Feliz.
Hasta siempre, y gracias.