Páginas vistas en total

"Vive deprisa, muérete joven" Rolling Stones.

miércoles, 19 de diciembre de 2012

'Para siempre, ya lo sabes tonta.'

El otro día me preguntaron qué sentía por ti...
'Cuando le veo automáticamente se me pone una sonrisa en la cara, cuando me dice te quiero al oído se me sube algo por el cuerpo que no sé cómo expresarlo. Cuando me besa.. se me acelera la respiración, se me altera el ritmo cardíaco. Soy completamente yo cuando estoy con él. No paro, no me callo, me chincha, aguanta mis tonterías, me escucha. Me valora. No puedo explicarlo, es tan... Sin palabras.'


Tu pequeña.

Me encantas tanto así, cuando me picas  y terminas apareciendo por detrás, cogiéndome por la cintura y besándome en la mejilla. Sabes que adoro cuando me doy la vuelta y veo que no estás, me vuelvo loca buscándote, y entonces apareces por ahí, recién salido del más absurdo sitio en el que yo ni te veo, y sonrío, sonrío al verte reír. Me da igual si me dejas hablando sola, sé que en el fondo me estás escuchando, lo haces solo para chincharme y qué quieres que te diga pero me encanta. Ser tu niña, tu pequeña.
No sé qué decirte ya, si es que me gustas en todas tus formas, en todas tus maneras. Pero si hay algo que supera todo eso es cuando me dices al oído 'ya lo sabes tonta'. Es ahí cuando el mundo se hace insignificante y pierde todo su sentido, pierde cualquier razón que pueda quedar aún, por la que no te quiera a mi lado. 
Me encantas.

viernes, 14 de diciembre de 2012

Algún día tenía que salir, tu miedo a perderme, mi miedo a dejar de tenerte. Deseamos, queremos, tenemos esto. Creemos en esto... Entonces, ¿de qué tenemos miedo? Supongo que esto irá así, el querer tanto algo, el querer tanto a alguien, hace que nos acojone la idea de que algún día podamos despertarnos solos, de que algún día dejemos de ver la sonrisa del otro. Pero si de algo estoy segura, es de que todo esto es bueno. Porque si tengo miedo de dejar de sentir tus latidos al abrazarte, es porque verdaderamente los necesito, porque no quiero ni espero echarlos nunca de menos. No me lo perdonaría.
Intento no pensar en la idea de que algún día ya no puedas estar, pero ¿sabes qué? Quizás prefiera vivir con esa idea, con ese miedo. Significa que esto está vivo. Me hace desearte, quererte todavía más, si es posible. Porque sé que te tengo, que no te quiero perder, estar contigo eternamente.Pero este miedo hace que cada  vez que te bese sea única, que cada vez que te abrace sea con más fuerza...

Creo que con este miedo, nos hacemos más fuertes, esta idea nos hace estar más unidos. Pero sigue siendo miedo. Un miedo que tu tienes, un miedo que yo tengo. Pero no te preocupes mi vida, que yo estaré siempre ahí, para tranquilizarte y decirte 'eh, sonríe, que me tienes idiota, que soy tuya'. Estaré ahí para besarte como si del último beso se tratase pero siendo, a la vez, la continuación de este amor sin fin. Para abrazarte, y así, no soltarte. Nunca.

martes, 11 de diciembre de 2012

Besos desordenados entre tu boca y mi cuerpo.

Quiero amarte para siempre. Hasta que se me desgasten los labios besando los únicos que me hacen sentir que juntos somos uno. 
Espero no echar nunca de menos cogerte por la espalda, que me beses el cuello, quedarme sin aliento cuando me dices 'te quiero'. Sentirme sin aire cuando te beso. Porque si es así, moriré contigo.
Quiero que el fin del mundo nos coja abrazados. Nos iremos juntos, quieras o no, nunca nos separaríamos.
Soy tan egoísta que, me daría igual que se acabase, con tal de haber vivido mi último suspiro contigo, mi vida.


jueves, 6 de diciembre de 2012

HASTA EL FIN DE NUESTROS DÍAS.

Es en ese momento, en el que nos quedamos quietos, mirándonos, sin decir nada pero a la vez diciéndolo todo, cuando me doy cuenta de que muero por ti, de que no necesito otros besos, de que no quiero otros abrazos.
Ese momento en el que todo pierde sentido a mi alrededor,en el que algo recorre mis cuerpo de pies a cabeza, parándose en el centro, capaz de hacerme sentir un cosquilleo inexplicable y alterar mi ritmo cardíaco.
Ese momento, en el que con mirarte a los ojos me lo dices todo, que me quieres y en el que yo con mi sonrisa, te agradezco que cada día que pasa me hagas más feliz. Y te aprieto, te aprieto tan fuerte la mano para que no te vayas, para que no me dejes... Y tú, tú sin decir palabra, me dices, me haces sentir, que siempre vas a estar ahí, que no me vas a soltar.
Y en ese momento, en ese momento, me enamoro un poquito más de ti, si cabe.
Y es que es así, no pido más, no pido menos, te quiero a ti, te quiero entero.