Páginas vistas en total

"Vive deprisa, muérete joven" Rolling Stones.

domingo, 28 de julio de 2013

Tú, para todo y para siempre

Para inspirar y escribir, compartir y encontrar. Para ver atardeceres en directo, amanecer juntos y soñar despiertos. Para explicar inexplicables, vivir increíbles y volver a nacer en un par de caricias y un beso. Para parar el tiempo. Para dedicar canciones bonitas y desafinar al oído, para los insomnios y más de un pensamiento por minuto. Para que el sentido de la vida tenga una sonrisa y unos ojos verdes. Para que me enseñes a  valorarme. Para volar sin despegar del suelo. Para amarnos, piel con piel, sin tapujos, sin control. Para que cuando faltes, el tiempo mate. Para tararear besos, morder labios, besar cuellos. Para encontrarlo todo, que nada falte; para perdernos juntos. Para llenar media cama vacía, para calentar sábanas frías y dejar la forma de tu cabeza sobre la almohada. Para sacarme de aquí, llevarme lejos; vivirlo todo, para no querer más nada. Para ser feliz, para rabiarte y quererte a rabiar. Para mimarte y que me mimes, para que te rías de mí. Para tener como banda sonora tu risa, y como guía, tu sonrisa. Para todo, y para siempre. Tú.

miércoles, 24 de julio de 2013

9

Feliz 25 idiota
Cada rincón dentro de mí te necesita. Hemos llegado a un punto, en el que hablamos del futuro con tanta seguridad, como si lo estuviésemos viendo y lo tuviésemos en nuestras manos. Aunque es así. Nosotros somos quienes haremos que eso ocurra. Cada vez más seguros, y menos conscientes de todo el amor que se esconde dentro de estas cuatro paredes que nos aguardan en invierno, y nos miman en verano. Nuestro mundo. Es como si cada vez estuviésemos más cerca de conocer hasta qué punto somos capaces de amarnos, y cada vez nos amásemos más. Nunca sabremos lo grande que es esto, y eso a veces, asusta. Quizás el no ser conscientes de nuestro amor, nos puede llevar a mandarlo todo a la mierda. Pero si algo sé, si de algo soy consciente y estoy segura, es que nunca te dejaría. Me he acostumbrado a ti y a mi vida contigo, te has vuelto tan esencial en mi vida, tan sumamente imprescindible, que jamás me iría lejos de ti. Te necesito, de verdad, te necesito. Tú me has hecho ver eso que tanto me decías al principio. 'Voy a hacer que te des cuenta de todo lo que vales'. Y a día de hoy, puedo decir que lo has conseguido. Déjame ahora devolverte el favor, déjame enseñarte lo increíble que eres, o por lo menos lo importante que eres para mí, que todavía no te has dado cuenta. Si tengo que pasarme toda la vida recordándotelo en el sofá, mientras te acaricio el pelo y me quedo como una tonta sonriendo, lo haré. Pero te prometo que siempre estaré ahí para recordartelo, escúchame bien: Siempre contigo. Por una y mil razones, sigo aquí, sin dudas. Después de todo lo difícil, y los momentos más duros, esas ganas de ti del día 20 siguen aquí. Aún teniéndote, siempre querré más de ti. Nunca siempre contigo será suficiente. Para siempre es poco rato, por eso hagámonos eternos. Deja de pedirme por favor que no te deje nunca sólo,  porque creo que sabes de sobra que no lo haré. Que si yo no te lo pido, después de tus dudas, no me lo pidas tú, que te lo he demostrado cada día en estos nueve meses. Esto es nuestro, si tú no quieres que me vaya, no te vayas tú. Somos los dos, tú y yo, juntos, quienes vamos a hacer que todo se cumpla. Vamos a formar nuestra familia, vamos a recorrernos todos los lugares en los que alguna vez nos hemos imaginado. Nuestra casa, las guerras de cosquillas en el sofá, aliarse en contra de mamá, los imanes en la nevera, mi cerdito, tus juguetes, papá siendo el mejor médico del mundo, esos ojos verdes que no serán los únicos de la casa, pero sí los únicos por los que yo siga viviendo... Hemos sido, somos y seremos felices juntos. Podremos con todo, absolutamente todo que se nos ponga por delante. Desde los mejores días, hasta los peores, desde las sonrisas y los 'que pareees' hasta las lágrimas, y los abrazos de 'estoy aquí contigo mi niño'.  Porque es así, estoy contigo. Sigo a tu lado, esperándote en el mismo sitio donde me dejaste muerta de risa por unas cosquillas hace una semana. Esperándote como te esperaré cada día de tu vida, cuando vuelvas a casa de trabajar. Aquí me tienes cada día más enamorada de ti desde hace 9 meses, cada día más loca por esos ojos y más colgada de esa sonrisa. Felices nueve meses Javi, sigue haciéndome igual de feliz porfa, eres lo mejor que me ha podido pasar en esta vida.
Te quiero muchísimo, y aún así me quedo corta.

Siempre tuya.

domingo, 14 de julio de 2013

Feliz. Contigo.

Somos dos locos de amor, enamorados, entre sonrisas a dos centímetros. No queremos más. Y ahora, cada segundo que no estoy a tu lado llueve, porque estoy sin ti. Pensando en ti, pensando lo que sería mi vida si no estuviese a tu lado. Mi sonrisa al verte, nuestros recuerdos, promesas por cumplir y que se cumplirán. Después de todo lo que he pasado contigo, pienso que, te necesito siempre. Soy feliz, muy feliz. Contigo. Que no sé lo que haría ahora mismo sin ti. Soy tuya, siempre tuya. En cuerpo y alma. Y tú sigues aquí, dándome la mano cuando más lo necesito, y consiguiendo que no pueda estar sería ni un minuto a tu lado. Me encanta tu risa, aunque te rias de mí. No sé si historias como la nuestra habrán más, lo dudo, ninguna chica aguanta tanto en tres horas. Aún así, estoy segura, de que la nuestra es única. Porque es nuestra y sólo nuestra. Hace tiempo que supimos que esto iba a llegar a lo más alto, a lo mejor, a lo más bonito. Este gran sentimiento es tan fuerte, que no puede desaparecer, ya pueden pasar años y años, que en mi corazón siempre estarás. Y es que, amor en la vida sólo hay uno. Y tú, eres el mío.

Te quiero como nunca. Para siempre. Más que a nada, más que a nadie.

miércoles, 10 de julio de 2013

Buenas noches idiota, 266 días después.

Como cada uno de ellos, me muero de ganas de decirte que te quiero, de gritarlo a los cuatro vientos.
Te quiero. Te quiero. Te quiero. Te quiero. Te quiero. Te quiero. Te quiero.
Ayer, hoy y siempre. Me encantas, me enamoras. Y esos ojos verdes, que me dan la vida, y que me dicen en un suspiro algo que solo mi sonrisa es capaz de responder. Te he echado de menos, aunque bueno, lo hago aun teniendote a treinta centímetros en vez de a tres. Lo más lejos a tu lado, porque quiero que tus labios me digan cada noche 'quédate', que tu mano dibuje cosas sin sentido por mi tripa, pero que la sensación es única. Solo contigo. Nada sin ti. Tenemos muchas noches, y días, y momentos que recuperar. Pero nos queda una vida, como poco, de eso estoy segura. Hasta el fin de mis días contigo. Por todo y lo que viene, por nosotros. Para siempre.

Te quiero muchísimo Javi, muchísimo.