Páginas vistas en total

"Vive deprisa, muérete joven" Rolling Stones.

lunes, 27 de mayo de 2013

Muchos dicen que encontrar la felicidad es algo demasiado complicado, algo muy difícil de alcanzar, pero para mí es algo tan simple y tan sencillo, que se reduce a seis letras... Se reduce a unos ojos. O mejor aún, a instantes como este...



Sí, esos momentos en silencio, con el sol iluminándonos. Yo a punto de quedarme dormida y tú, tú cogiéndome, feliz. Que a veces no digas nada no es para nada algo significativo, porque quizás tampoco espere una respuesta. Porque quizás me sirva que tan sólo escuches en silencio, el sonido afónico de mi sonrisa, o que me dejes escuchar como late tu corazón apoyada en tu pecho. 

Y así, mi aliento en tu cuello, y mis manos en tu pelo... Dos, cinco, diez minutos así. Los que sean, se me hacen eternos. Me levanto, e intento mirarte, pero casi no puedo ni abrir los ojos, solo te sonrío. Como cualquier niña tonta. Y que entonces ahí me beses. Y que después yo te abrace fuerte, muy fuerte. Como tanto te gusta...

Y que esperes. Que sepas (y sepamos) esperar, pero cogiendo de mi mano. Que ya queda menos, y cada día que pasa es mejor. Esperemos, sentaditos en cualquier banco, pero juntos.
Eso es lo que importa.



Y entonces así cada mañana de tu vida se convertirá en la primera. 

La primera vez que me sonrías, la primera vez que me encuentre contigo y con los primeros rayos de sol entrando por la ventana a la vez y piense: jo..que guapo es.
Y el primer abrazo, el primer madrugón... La primera noche, la primera cena en casa. La primera película en el sofá... 
Porque siempre es mucho más bonito empezar de cero. Mucho más bonito. Es hacerlo diferente, es hacerlo único cada veinticuatro horas...
Eso sí, aunque pasen días, meses o años.. se me sigue poniendo la piel de punta cuando me tocas la tripita..



sábado, 25 de mayo de 2013

Y es que nunca nadie sabra lo que es quererse tanto

Siete meses junto a ti, siete meses irrepetibles. Puedo morir, pero moriría feliz. Feliz por haber estado junto a ti estos siete meses, feliz por haber podido compartir mi vida contigo, por darte mi aliento cuando lo necesitabas. Feliz, porque tan sólo tú me has hecho creer en la magia del amor. Del querer y el poder. De lo eterno. De estar junto a ti sin apenas espacio entre los dos. Porque juntos somos un terremoto, un volcán. Junto a ti cada día es especial. Único. Como nuestro amor. Eternamente a tu lado. Que nunca ha habido nadie como nosotros. Que nunca nadie sabrá lo que es quererse tanto.

(Y es que nadie sabe lo que es quedarse dormida en tu cuello, con tu olor y tu mano acariciandome la espalda. Eso si que es felicidad. Gracias mi vida. Te quiero, te quiero, te quiero, te quiero)

miércoles, 22 de mayo de 2013

Más que a nada, más que a nadie.

Te enamoré. Te volvería a enamorar. Te volvería a conquistar. Una y mil veces. Te sonrío antes de marcharme. Me vuelvo, te abrazo, te beso una vez más. Pero ¿sabes? Lo que no haría (ni haré, te lo prometo) sería marcharme de aquí. Ésta es mi vida, tú eres mi vida. Todo aquello que te rodea, todo aquello que me rodea. Tus ojos, tu boca, tus labios. Tus manos, tus te quiero, tú. Tú eres todo aquello que soñé, y todo aquello por lo que moriría. Y sé que pronto te veré al despertar un día más, yo aquí, tú a mi lado, bien pegadito a mi. Tú duermes, yo sonrío. Tú sueñas, yo contigo. ¿Sabes que es lo mejor de todo esto? Que hace que me de cuenta que no podría dejar escapar ni un solo día sin ti, que cada segundo sin ti, es un segundo mutilado. Que sin esos ojos verdes y esa sonrisa tan dulce, la vida no sería tan vida. Ni yo tan feliz sin ti.

sábado, 18 de mayo de 2013

Muero y mato por ti.

Puede que no me despiertes cada día con un beso en a mejilla, o con cosquillas, pero es tan fácil quererte, tanto si estás lejos esta noche como aquí conmigo cada día. Puede que haya veces que la sonrisa no me deje besarte, puede que cada día te quiera más... Puede que me entren ganas de matarte cuando te pones odioso, puede que a su vez me muera por besarte... Pueden ser tantas cosas tonto, que lo único en lo que no tengo dudas es que eres lo mejor que tengo en mi vida. Poco a poco va pasando el tiempo, y vamos viviendo más. Me voy dando cuenta de todo lo que te quiero, de cómo me enamoras, de cuántas ganas de todo contigo. Porque es mucho y lo mejor es que cada día más. Puede que sí, que sea un metro y medio, tu metro y medio, tu idiota y tu gordita. Pero toda yo, soy la chica que muere (y mata) por los ojos más verdes de este planeta.
Te quiero.

Por cierto, faltan días para estar contigo para siempre.

jueves, 16 de mayo de 2013

Sonrisas eternas, sonrisas con tu nombre

Lágrimas que nublan la vista, lágrimas que nublan la mente. Lágrimas de tristeza, impotencia, emoción, felicidad. Escribirte y bailar. Bailar y amarte. Sonreír, sonrío por ti. Por ver esa sonrisa de vuelta, por ver como esos ojitos me miran y notar como tus labios rozan los míos. Esos momentos, tan especiales, tan nuestros, ese 25. Por todos esos días. Porque cuando me miras el mundo se
apaga y nosotros nos impulsamos, brillamos. Muchos hablan de un siempre, nosotros hablamos del ahora, del mañana, de lo eterno. ¿Qué hubo miles antes que nosotros? No, como nosotros no. Muchos hablan, nosotros sentimos. Y una vez más, te doy las gracias, por esos “Sonríe tonta”, por todo, por hacerme respirar, por darle cuerda a mi vida. Por hacerme tan feliz. Gracias por llenar de color esos días grises, por pintar cada uno de ellos, con cuidado, pintando al mismo tiempo miles de sonrisas, llenando el aire de risas, lágrimas, besos, caricias. Hasta que duela. E incluso doliendo, aquí seguiríamos.

(Ya sabes que nunca dejaría de escribirte, ni de quererte, ni de abrazarte. Me enamoras)

domingo, 12 de mayo de 2013

MÁS FELICES IMPOSIBLE.

Aunque digas que no sé darte la mano, sé que la mía encaja a la perfección con la tuya. Estábamos hechos para enamorarnos, y aquí estamos, volando, soñando, amándonos. Cada vez me cuesta más despedirme de ti, y es que qué poco me gusta ver como te alejas por el intercambiador de Avenida de América. No me gusta nada. Pero a la vez me encanta ver cómo te pones las manos en la cabeza y la agitas, cómo te giras para ver si sigo ahí. Te veo alejarte unos metros más, y mi sonrisa más grande no puede ser. Esa forma de caminar que es tuya, esa que espero ver por los pasillos de mi casa. Y es que es así. Cambiaremos días sin vernos por milésimas de segundo, bancos de un parque por una cama, los vagones del metro por nuestro sofá. Esas mañanas de domingo al Sol por las de amanecer contigo. Cambiaremos soñar que dormimos juntos, por soñar abrazada a ti. Poco a poco, pero prontito lo tendremos, te lo prometo. De momento, el primer imán de la nevera ya lo tenemos... Lo próximo, UNA VIDA.
Te quiero Javi, te quiero para siempre.

martes, 7 de mayo de 2013

Vuelves a mirar al cielo una noche más. Sonríes, te das la vuelta, y te vas. Porque para muchos la felicidad consiste en estar todas las horas posibles con esa persona especial, y en enfadarse si no están juntos. En abandonar lo que quizás es lo de siempre, quizás en exceso. Y para otros, tan solo esa felicidad se transfiere de una manera superficial, de una manera que más que amor, se llama placer. Pero donde realmente está la felicidad es en esos pequeños ratos que tienen miles de detalles. En esas tardes to esas mañanas tan sumamente esperadas después de tanto tiempo sin poder tener ninguna. De todas esas noches mirando al cielo, o a tus ojos, que es un universo bastante más bonito, en todas esas mañanas en las que después de  sonreirme, me buscas la mano, y me la agarras fuerte, bien fuerte,  me apartas el pelo de la cara con esa dulzura que nadie tiene, y me besas. Y esque esto funciona de una manera muy fácil. Me quieres, te quiero, nos amamos, nos buscamos, un rato, un segundo, una tarde, un día, o para siempre. Y repetirlo un día tras otro, de una manera diferente. Y claro que habrá días que te consuma el no poder ver a esa persona, o el estar todo el día esperando a que pueda responderte, cuando suele hacerlo al instante, por supuesto.. Pero tranquilo, que al final te abrazaré con más ganas! Y tú, también me dirás que soy tu tonta con más ganas, muchas más veces, con esa sonrisa boba que tienes, esa que para unos no es nada más que una sonrisa más, que para ti , no tiene nada, y sin embargo, yo la miro, un día tras otro, embobada. Igual que cuando me alejo un instante de ti, me quedo mirandote, a ti entero, pensando en como has llegado a estar tan tan adentro, cuando nadie, ni siquiera tú, creías que llegarías. Y sabes? La respuesta es simple, quizás demasiado. Tú querias esto, tú te has ganado esto, ahora eres tú el que puede aprovecharlo, porque eres tú el que ha conseguido hacer que mi corazón se acelere como si fuera la primera vez que me beses, o que te acercas, o que me miras disimuladamente, o que me haces sonreir. Y eso, eso , es algo que muy poca gente, por no decir que nadie suele conseguir, porque todos se suelen rendir pronto. Pero ni tú, ni yo, nos vamos a rendir. Por favor te lo pido, que esto es eterno.